Entrenadores que ganan partidos

En Clave Blanquivioleta.

FuenteAlvar Salvador
loading...

Hacía mucho tiempo que el Real Valladolid no tenía en su banqueta a un entrenador que analizara tanto al rival y leyera tan bien los partidos como lo hace Sergio González. Llámenme ventajista, puede sonar a eso tras el triunfo de ayer en Anoeta, pero la victoria en feudo vasco es un claro ejemplo de ello.

Remontémonos al pasado domingo, 2 de diciembre y teletransportémonos al Estadio Benito Villamarín y al Real Betis – Real Sociedad. El conjunto de Quique Setién se lleva los tres puntos gracias a un gol de Junior Firpo en el 32 del choque pero el equipo de Asier Garitano le pega un repaso, sin gol, a su rival sobre todo en la segunda parte.

En ese encuentro brilla Theo Hernández. El ex del Atlético de Madrid que fichó por el Real Madrid la campaña pasada tras firmar una temporada perfecta con el Deportivo Alavés. Desborde, fuerza y mucho peligro demostró el lateral en un encuentro en el que su equipo terminó cayendo injustamente.

Ante este vendaval que le esperaba al Pucela por banda izquierda, Sergio, que seguramente viera el encuentro del Villamarín un par de ocasiones decidió poner un tapón para evitar el desborde vasco por la izquierda en Anoeta, este domingo, y le salió bien.

El capitán de la nave albivioleta decidió cerrar todos los caminos a la Real Sociedad por la izquierda, con ayudas constantes y posicionando a Keko, un extremo puro, por la derecha, para acabar desquiciando a un Theo Hernández que firmó un partido nefasto.

Cerrada la principal vía ofensiva del rival, Sergio, y su equipo, se limitaron (que no es poco) a defender sumamente bien y no como en el choque ante el Leganés, en defensa y encomendarse a un sublime Toni delante. El murciano sigue demostrando su calidad partido tras partido. Calidad que adereza, ahora sí, con ese gol que parecía tener escondido hasta su presentación en Primera.

Viendo en encuentro ante el conjunto txuri urdin recordaba a aquel Toni de los Anexos. Aquel paliducho que dejaba a todos con la boca abierta y pedía esa oportunidad en el primer equipo. Ahora, pienso que toca disfrutar de él lo que le quede en Zorrilla porque serán muchos que llamen a su puerta en verano con ofertas sumamente tentadoras.

El Pucela volvió a ser el Pucela con su sello y con un movimiento de estratega de su entrenador, de esos que se notan sobre el césped. Los jugadores son los que juegan pero en ocasiones el míster puede, con sus variantes tácticas decantar partidos. En esta ocasión, el señor González lo hizo. Toca pensar en el Atleti.

No hay comentarios