Invocando al espíritu de Fausto Rossi

En clave blanquivioleta.

FuenteAlvar Salvador

Corría el 8 de marzo del 2014. Era una tarde sumamente apacible, con el sol como protagonista y el Estadio José Zorrilla se ponía el traje de gala para recibir a un Fútbol Club Barcelona que llegaba hasta el santuario blanquivioleta con hambre de triunfo, acechando al Real Madrid, a un solo punto del cuadro blanco y por consiguiente, del liderato

Delante ese Real Valladolid de un Juan Ignacio Martínez de bandazos, que no supo en ningún momento de la temporada de qué iba la vaina y que acabó por mandar al Pucela a una Segunda División del fútbol español por la que ha pasado de travesía por el desierto durante tres años pero infierno del que ha sabido salir gracias a un final de  temporada épico con el ‘Efecto Sergio’.

Todo apuntaba, por la inercia, tan importante y a la vez insignificante en el mundo futbolístico que el Barça se llevaría el gato al agua con facilidad pero el cuadro albivioleta plantó cara para acabar llevándose el choque gracias a un tanto del italiano Fausto Rossi en el minuto 16 de aquel encuentro tan recordado por los aficionados del Real Valladolid en los últimos días.

Han pasado más de cuatro años. La ilusión futbolística ha vuelto a orillas del Pisuerga (¡Vaya si lo ha hecho!) llegando a los más de 20.000 abonados tras el sueño que se hizo realidad en un mes de junio que no saldrá de la retina ni del corazón del fiel aficionado  de la escuadra que preside Carlos Suárez pero hay que tener los pies en el suelo.

Los de Sergio González dejaron una buena imagen el pasado viernes en el punto valiosísimo que arrancaron de Montilivi a base de esfuerzo y mucho sudor, que deben ser las bases para obtener el objetivo de la permanencia. Un punto con una disciplinada organización táctica, una defensa de garantías pero eso sí, con poca presencia en la punta de lanza.

Presencia que darán los dos nuevos fichajes presentados esta semana, Duje Cop y Enes Ünal. Del segundo me atrevo a apuntar que será uno de los jugadores revelación de la temporada y que de sus goles dependerá que el Pucela esté el próximo año, de nuevo, en la máxima categoría del fútbol español. La incorporación de Leo Suárez y la puesta a punto tras la lesión de Óscar Plano además de un Toni empeñado en salirse este año pueden poner en aprietos al cuadro de Ernesto Valverde, siempre que la fiabilidad atrás impere y no se cometa error alguno.

El Barça viene de vencer 3-0 al Alavés en el Camp Nou pero año tras año, con las marchas de los Xavi, Iniesta, Neymar y compañía evidencia más su “Messidependencia”. El astro argentino hace lo que quiere, cuando quiere y como quiere y eso lo sufrió el conjunto del ‘Pitu’ Abelardo el sábado, con el aderezo del golazo de un Coutinho que apunta a titular en Zorrilla.

El santuario blanquivioleta estará a reventar con casi 26.000 almas que querrán llevar en volandas a su equipo en busca de una gesta que vuelva a evidenciar que en el terreno de juego los presupuestos quedan a un lado (el Pucela tiene el más bajo de Primera) y que si David pudo con Goliat el Real Valladolid puede tumbar al Fútbol Club Barcelona. Habrá que invocar al espíritu de Fausto Rossi para que así ocurra.

No hay comentarios