La Peña Afición Vallisoletana no quiere perder su historia

Hablamos de más de 60 años de historia en una época donde hablar de toros está mal visto por algunas gentes. Pero los ochenta y tantos peñistas de la entidad taurina con más solera de Valladolid siguen perseverantes en mantener a toda costa su peña. Con una ubicación de privilegio, (junto al Teatro Calderón) ha llegado la hora del cambio de lugar por mor de las nuevas leyes de arrendamiento y otros pormenores….

Y a fuer que lo van a conseguir.

Mi amigo Castellanos -el famoso de la tora comentada en distintos artículos- me invitó a participar en un coloquio donde se debatió el devenir de la peña. Y en el coqueto salón, que sirve igual para un roto que para un descosido, mantuvimos un debate junto a un reducido número de socios. En la mesa estábamos unos cuantos críticos taurinos que fuimos interviniendo por turno: Jesús López Garañeda (Comunicación de la Federación Taurina de Valladolid), Manolo Illana, (compañero de Grana y Oro y Aplausos), Gonzalo Santos (Onda Cero) y Juan García Tejedor (Cope).

Mientras se debatía sobre el asunto y cada cual exponía una serie de razones, yo miraba de vez en cuando a la historia que contienen las paredes y los techos de la peña: el rincón de Manolete, los toreros de Valladolid, la cabeza de un Miura, la colección de fotografías de toreros añejos, la biblioteca, los cientos de carteles, etc. etc. Y me preguntaba: ¿Cómo es posible que las instituciones-a las que se han llamado a su puerta- no hayan podido encontrar cobijo para albergar tanta historia y tanta cultura taurina?

La Peña Afición Vallisoletana.
La Peña Afición Vallisoletana.

Lo cierto es que las conclusiones, tras deliberar ampliamente, pasan por la condición inapelable de buscar un local lo antes posible – el tiempo apremia – e instalar y acomodar todo lo que se ha ido acumulando a través de estos años, donde la Peña Afición marcó siempre un antes y un después en materia taurina: excursiones camperas y a plazas de toros, charlas, exposiciones, entrevistas, premios taurinos, etc.

Por la Peña Afición ha pasado lo más granado de la torería andante; personajes de gran relieve del toro, de la literatura, de la cultura, etc. Las puertas de la Peña Afición siempre estuvieron abiertas de par en par para acoger a todo aquel que deseaba ver una parte importante de la historia y de la cultura del toro.

Nuestras opiniones sirvieron a los socios porque estaban llenas de entusiasmo; al menos eso es lo que quisimos transmitirle. Y ello les llevará a encontrar una solución inmediata para que la Peña Afición Vallisoletana siga perdurando al menos otros 60 años. Ellos, con su gran esfuerzo, no permitirán que una historia tan bella se vaya por la puerta de arrastre.

Las Puertas Grandes también existen para estas instituciones con personajes sencillos que, sobre todo, aman a la Fiesta más que muchos de los que maman y presumen de ella.

1 Comentario

  1. BIEN Santos¡. Es un auténtico atentado cultural contra un aspecto de la historia taurina vallisoletana condensada en esas venerables paredes.
    Afición vallisoletana es un hito y como tal debería ser apoyada por su fomento a la Tauromaquia.

Dejar respuesta