La Final en Valencia, el corazón del rugby en Valladolid

No podía traer nada bueno el hecho de que la Federación Española de Rugby anunciara cuatro días antes de la disputa de las semifinales de la Copa del Rey del deporte del oval que Valencia iba a ser la sede y el Ciutat de Valencia el escenario de un evento, sí porque en Valladolid esta Final se convertía en un evento internacional, que la capital del Pisuerga ansiaba.

El alcalde de Valladolid, amante de todos los deportes habidos y de por haber, hablaba ante los medios de comunicación el pasado martes y ya tenía la mosca tras la oreja asegurando que era “cauto” pero “optimista” pero apuntaba los problemas que tanto VRAC como El Salvador se estaban encontrando, en esta ocasión, con problemas por parte de la Federación.

Y todo porque la candidatura de la ciudad del Turia enamoró y de qué manera al presidente de la Federación, Alfonso Feijóo, que se acabó decantando por la capital valenciana como sede pese a que en las semifinales no había ningún equipo valenciano y sí dos catalanes y otros dos vallisoletanos.

Y como normalmente la Ley de Murphy se suele cumplir, queseros y chamizos se metieron en la Final, y los gritos contra la Federación se sucedieron incluso siendo uno de los más críticos, el alcalde Óscar Puente.

Malas relaciones a un lado, lo cierto es que los que pierden son los aficionados, que tendrán que plantearse un viaje de 600 kilómetros para volver a repetir una final, la de hace dos años, que terminó con triunfo de El Salvador pero que sirvió para demostrar que el deporte del oval está muy vivo en España

También pierde, precisamente, el rugby. La disputa los dos últimos años de la Final en la capital del Pisuerga, sobre todo la del 2016, ensalzó a un deporte que tiene muchos adeptos a lo largo y ancho de todo el mundo y que sirve para unir a dos aficiones alrededor de un acontecimiento de muchos quilates con un trofeo de por medio.

Por último pierde Valladolid. Esta Final fue hace dos años y sería, de haberse disputado el 29 de abril el choque por el título aquí, un escaparate único que provocó que personas de los países más escondidos a lo largo y ancho de todo el mundo conocieran el nombre de nuestra ciudad y vieran, a través de los diversos medios de comunicación internacionales, como el Rey entregaba Copa y medallas en esa irrepetible Final de 2016.

La Final, salvo que haya una sorpresa mayúscula de por medio y la Federación acceda a los llamamientos, incluso del PP del Ayuntamiento de la capital que por una vez se ha puesto de acuerdo con el Consistorio para un bien común, será en Valencia, pero el corazón del rugby y de los amantes de este bello deporte permanecerán en Valladolid, lugar donde se tenía que haber disputado la Final.

No hay comentarios

Dejar respuesta