Valladolid, una ciudad para disfrutar

Somos muy dados a ensalzar lo ajeno y a renegar de lo nuestro. A compartir a través de las redes sociales cada  uno de los rincones de un destino nuevo que estamos visitando o acabamos de visitar y a esconder las maravillas que ciudades como Valladolid tienen. Todo es respetable, sálveme de crítica, aunque uno puede estar de acuerdo o no a la hora de compartirlo.

Finalizaba hace apenas una semana la concentración motera más importante de Europa en la capital del Pisuerga, Pingüinos, y durante un emocionante Desfile de Antorchas en recuerdo de los motoristas fallecidos en accidentes de tráfico durante 2017, volvía a pensar en que la nuestra es una ciudad con múltiples opciones para disfrutar de ella.

Motoristas llegados de todos los rincones del mundo ensalzaban primero la concentración motera y segundo la ciudad. Este fin de semana, en Tordesillas, se ha celebrado otra fiesta de la moto con récord para Motauros, con más de 16.000 sonrisas que han valorado la actividad y la gentileza de los pucelanos.

La cantidad de propuestas es infinita en Valladolid y provincia. El Ayuntamiento presentó el lunes de la semana pasada su estrategia turística para este 2018 y la apuesta por el vino, con otro evento de quilates, de categoría inferior al Mundial de Bruselas que acabó en éxito, pero de enjundia volverá a llenar la capital del Pisuerga de amantes de los caldos.

De la oferta cultural, con dos eventos claves en el calendario de nuestra ciudad es también digno de alabanza. El TAC, una maravilla que llena las calles de teatro a finales de mayo es un evento que está reconocido a nivel internacional y que convierte a Valladolid en un escenario infinito es una locura digna de disfrutar junto a Seminci, a finales de noviembre, un festival con el cine como protagonista del que pocas cosas más se pueden decir.

En lo que a la música se refiere, serán decenas los artistas de talla internacional los que pasen por Valladolid a lo largo y ancho de este 2018. Pablo López, Alborán, Sidecars, con la atención puesta en ese Festival que se va a desarrollar en junio en la Antigua Hípica y que llega, indiscutiblemente, para quedarse.

Para los amantes del deporte, la capital castellano y leonesa es una auténtica locura. Con la celebración de campeonatos europeos o mundiales de gimnasia, con fútbol, baloncesto, balonmano, hockey, y con un dominio aplastante en lo que al rugby se refiere, con el VRAC y El Salvador como auténticos protagonistas, no hay más que disfrutar.

Valladolid es una ciudad histórica, con muchos museos para transportarnos a través de sus esculturas, de sus plazas, de sus cuadros, para respirar algo especial allá por donde vayamos. Disfrutemos, valoremos y gocemos de una ciudad a la que los turistas tienen en alta estima. Enamorémonos y no reneguemos de un espacio único como es la ciudad de Zorrilla.

No hay comentarios

Dejar respuesta