CRÓNICA | Angulo esquiva la tarjeta roja

El director de la Seminci protagoniza el momento de mayor crítica en el pleno del Ayuntamiento

FuenteIsaac Barrientos
De Santiago-Juárez interviene en el pleno.
loading...

El pasado 26 de octubre la 64 edición de la Seminci se despidió con una gala marcada, principalmente, por las ausencias de los premiados, ya que tan sólo tres del extenso palmarés de espigas y galardones, acudió a la clausura para recoger el reconocimiento que le brinda el festival.

Algo más de dos semanas después, esa afrenta de los premiados hacia la Semana de Cine de Valladolid y, por alusiones, hacia la ciudad, escuece en muchos ámbitos; entre ellos el político. Así se ha colado la Seminci por una puerta lateral en el pleno de noviembre del Ayuntamiento de Valladolid, a colación de una moción del PP sobre los actos del centenario de Miguel Delibes en la que se proponía, entre una veintena de medidas, que se creara el Premio Delibes en la Seminci, para reconocer a la película que mejor plasme «el amor a la naturaleza y la conexión con el ser humano o la defensa de la libertad ejercida a través del periodismo».

«Han pasado unos días y aquí nadie pide perdón por el bochorno que supuso la gala de clausura de la Seminci, que pudieron ver los que estuvieron en el Teatro Calderón y, los que no fuimos, en abierto por La2, por televisión para toda España, con lo que dimos una imagen penosa», así de contudente se ha despachado el portavoz del PP, José Antonio de Santiago-Juárez.

No conforme con cargar contra la propia gala, De Santiago-Juárez ha focalizado la crítica en el director de la Seminci, Javier Angulo, «a quien saco la tarjeta amarilla, la roja todavía no, pero la amarilla si porque es un señor que trabaja durante todo el año para concentrar esa labor en siete días y no se pueden consentir estos fracasos«.

Aunque la figura de Delibes y las tensiones políticas latentes entre los grupos han centrado el debate en este punto, las palabras del portavoz popular no han caído en saco roto. Primero la portavoz de Toma la Palabra las ha recogido para recordar que en el palmarés de la Seminci ya hay una Espiga Verde que reconoce la mejor aportación al medio ambiente entre las películas de un ciclo creado específicamente para ello, por lo que veía difícil la incorporación de otro galardón en un espacio similar.

Al debate se ha sumado el alcalde, Óscar Puente, que ha reconocido ante el concejal del PP que comparte «que desluce la gala que no estén los premiados, pero es difícil cuando vienen de países tan lejanos como Mongolia o Japón y acuden al festival el lunes o el martes para presentar su película y el sabado no están para recoger los premios en la gala».

De Santiago-Juárez ha optado por trasladar su indignación al panorama del resto de festivales. «¿Cómo lo hacen entonces el resto de festivales para que estén los premiados y no hacer un desastre de gala?» y ha citado como ejemplos San Sebastián y Málaga, a lo que Puente ha respondido que, en el caso de la ciudad andaluza, «es un festival de cine español y a los premiados es fácil traerles en el día».

Angulo ha esquivado en este pleno la tarjeta roja pero no ha encontrado a nadie de entre los 27 concejales que, en este punto de crítica, saliera en su defensa y pidiera la revisión en el VAR.

No hay comentarios

Dejar respuesta