No es más que un hasta luego… o sí

El Ayuntamiento de Valladolid celebra los últimos plenos de trámite y despide a más de la mitad de los concejales, ya que quince no continuarán a partir del sábado

FuenteIsaac Barrientos
Puente y Saravia durante el pleno. (Foto: Luis Martín Cuesta)

No ha habido foto de familia de los 29 concejales de la corporación (como si ocurrió tras la última sesión de la legislatura anterior en 2015), pero los últimos plenos encadenados de esta legislatura han tenido un marcado tono de despedida. Para algunos es un hasta luego, especialmente para los ediles del PSOE que a partir del sábado mantendrán el Gobierno municipal y continuarán con áreas de responsabilidad que engordarán de peso de gestión tras el fracasado intento de renovar el pacto con Toma la Palabra.

Para otros sí que es más que un hasta luego, es el punto final a una dilatada trayectoria en el Ayuntamiento, como para algunos de los más veteranos del grupo municipal del Partido Popular, en el que sólo continuarán tres concejales y del que cada vez quedan menos que vivieran la etapa de León de la Riva.

Un pleno extraordinario para acordar la inadmisión de una reclamación contra una modificación presupuestaria, el tradicional pleno de aprobación de las últimas actas y las juntas de la Sociedad de Vivienda y de Auvasa. Poco contenido de carga política pero mucho de mochila emocional.

El alcalde, Óscar Puente, ha agradecido el trabajo a todos los concejales (29 en esta legislatura y 27 desde el sábado por la pérdida de población) y ha asegurado que «este mandado ha dejado huella», para defender que «la política es una tarea muy digna» y se ha mostrado «deseoso de continuar el trabajo por el futuro de la ciudad».

El grupo del PSOE es uno de los que mayor continuidad refleja para el siguiente mandato, ya que sólo Antonio Gato no continuará. «He tenido la suerte de poder llevar Hacienda, Función Pública, Promoción Económica y Patrimonio, un área muy grande desde la que se sirve al ciudadano y desde la que hemos fomentado mucho la creación de empleo, por lo que estoy muy satisfecho; ha sido una experiencia muy enriquecedora», ha trasladado a la prensa tras concluir la sesión el propio Gato.

«Tristeza»

Si continuará formando parte del pleno el hasta ahora concejal de Urbanismo y teniente de alcalde, Manuel Saravia, quien preguntado por el sentimiento en el úlitmo pleno y si había hablado con Puente, ha contestado que se han dicho «hola» y que se ha sentido «triste, con un sentimiento de mucha tristeza».

El vaivén de la negociación entre PSOE y Toma la Palabra ha pasado de que la lógica electoral lo diera por hecho en la noche del 26 de mayo (entre ambos grupos sumaban 14 concejales y aseguraban mayoría absoluta), a un comienzo tenso de la negociación, otro momento más afable y de mano tendida y un último estropicio más marcado por la búsqueda de culpables que por la autocritica y el pensamiento del bien común. Se despide de Toma la Palabra Rosalba Fronteriz, la única concejal del grupo que no tuvo área de gobierno durante el mandato.

Cambio de grupo

Sí continuará en el Ayuntamiento a partir del sábado Charo Chávez, hasta hoy portavoz de Sí se Puede y desde el día 15 concejal del grupo socialista e integrante del Gobierno municipal. Su hasta ahora compañera, Gloria Reguero, se ha mostrado «con una mezcla de cosas buenas y malas, satisfacción por el trabajo realizado, una experiencia muy positiva y también con la tristeza del adiós, de echar de menos a los compañeros, pero es un hasta pronto porque pienso venir a saludar y tomar un café».

No habrá ninguna continuidad tampoco en Ciudadanos. Primero porque Jesús Presencio, el que fuera cabeza de lista en 2015, no acabó el año como integrante de la formación al ser expulsado por triplicar la tasa de alcoholemia al volante. Desde aquél momento tomó las riendas del grupo municipal Pilar Vicente como única concejal de Ciudadanos en el consistorio, pero tampoco seguirá al declinar presentarse tras lo ocurrido con las primarias autonómicas entre Igea y Clemente.

«Han sido cuatro años muy intensos, con momentos duros pero muy satisfactorios por haber sacado adelante medidas importantes; hemos hecho una oposición valiente y ahora le deseo suerte a los que siguen y espero que Puente cambie de actitud y dialogue más», ha señalado Vicente.

Cambio casi total

El PP se va a transformar casi por completo, empezando por el desembarco de dos personas muy vinculadas a la Junta en su trayectoria política, Pilar del Olmo y José Antonio de Santiago-Juárez, que ocuparán los dos primeros puestos del grupo; y siguiendo porque tan sólo Borja García Carbajal continuará de los ediles que formaron parte del último Gobierno de León de la Riva.

Una de las que se ha despedido hoy es Rosa Hernández, que ha recordado que «han sido 16 años muy intensos, 12 trabajando con Javier León las 24 horas del día; he aprendido mucho, todo son etapas, también he aprendido mucho de estos cuatro años en la oposición».

Si continuará José Antonio Martínez Bermejo, que después de dirigir el grupo popular durante cuatro años, ha ocupado el octavo puesto en la candidatura que encabezaba Pilar del Olmo. Bermejo ha pedido disculpas «por si alguna vez he tenido un tono irritante», y ha incidido que a partir del sábado «se abre una nueva etapa con otro balance de fuerzas entre el Gobierno y la oposición».

El sábado 15 se abrirá una nueva legislatura, quedará atrás la del cambio político después de 20 años de gobierno ininterrumpido de León de la Riva, y comenzará otra marcada por la más que probable elección del alcalde por ser la lista más votada y no por contar con la mayoría necesaria en el pleno de toma de posesión.

FOTOS: LUIS MARTÍN CUESTA

Puente y Saravia durante el pleno.

No hay comentarios