La distribución de concejalías, primer escollo entre PSOE y Toma la Palabra

Diferencias tanto en el número de áreas como en las competencias que asumiría cada concejal

FuenteIsaac Barrientos / Europa Press
Saravia y Puente en una imagen de archivo (Foto: Ayuntamiento Valladolid).

Ocho días después de las elecciones municipales ha llegado la primera reunión formal entre PSOE y Toma la Palabra para abordar la posible continuidad del Gobierno de coalición en el Ayuntamiento de Valladolid. Ambas formaciones ya mantuvieron un primer contacto de análisis de los resultados y casi informal en cuanto a propuestas concretas sobre aspectos a cambiar y a redefinir para la composición de la junta de Gobierno en la ciudad los próximos cuatro años.

El nuevo reparto de fuerzas en el Consistorio entre ambas fuerzas es el telón de fondo que condiciona tanto las posturas en la negociación como la perspectiva de cesión y la reubicación de responsabilidades. El PSOE ha pasado de ocho a once concejales, mientras que Toma la Palabra ha bajado de cuatro a tres ediles.

Ambas formaciones han coincidido en la necesidad de ampliar las concejalías del Gobierno, pero difieren tanto en el número final de áreas como en los cometidos de cada una de ellas. “Hay que redimensionar el Gobierno municipal, ocho áreas son muy poco, hay que ir a un número más razonable”, ha explicado a los periodistas el concejal del PSOE Pedro Herrero, que ha puntualizado la propuesta de su grupo, “con diez concejalías y otras dos delegaciones especiales”.

Por su parte, María Sánchez de Toma la Palabra ha defendido su organigrama con nueve áreas, “porque entendemos que sí hace falta ampliar el Gobierno y también nos acercamos así a las posturas que defiende el PSOE en busca del acuerdo”.

La propuesta del PSOE se basa en ampliar las áreas hasta las diez concejalías además de otras dos de delegación especial, dependientes a su vez de una concejalía más amplia. Las principales áreas afectadas son la concejalía que esta legislatura dependía de Antonio Gato (que ya no continuó en la lista del PSOE), Hacienda, Personal, Comercio y Promoción Económica, además de separar movilidad de seguridad ciudadana y sacar determinadas competencias de las concejalías de Toma la Palabra.

“Entendemos que Urbanismo y Vivienda está hecha para Saravia, con todo lo que supone planeamiento urbano, integración ferroviaria, suelo, vivienda… y la parte de obras que requería una coordinación a veces dificultosa con Movilidad incorporarla en una concejalía separada (Espacio urbano y movilidad)”, ha detallado Herrero.

De la concejalía que hasta ahora ha dependido Alberto Bustos, según la propuesta del PSOE saldría tanto administración electrónica sale como tambien juventud que formaría parte de educación, igualdad e infancia, mientras que parques y jardines dejaría de depender de Medio Ambiente, área que ha llevado María Sánchez. “hemos tenido en cuenta los perfiles de cada persona, sus capacidades y afinidades”, ha apuntado Herrero.

Cultura y turismo

Uno de los principales puntos de discordia es la separación o no de Cultura y turismo, dos áreas que han estado unidas bajo la dirección de Ana Redondo y que en el organigrama del PSOE se mantienen pero no así en el de Toma la Palabra.

“Es algo que nos hemos planteado los dos grupos, pero la forma de trabajar que tiene el área está tan rodada que pensamos que desgajarlo tendría más perjuicios que beneficios, si más adelante viéramos que es aconsejable se valoraría”, ha explicado Herrero.

Por su parte, Sánchez ha incidido en que “el turismo tiene más que ver con la promoción económica, mientras que la Cultura tiene más relación con la Educación”.

María Sánchez ha recalcado que “lo importante es llevar a cabo una serie de proyectos e influir en los mismos, estamos abiertos a que el reparto de concejalías sea diferente, lo importante es pactar las políticas y no quien está en cada concejalía”.

Este martes día 4 se celebrará una nueva reunión entre ambas formaciones para avanzar en la negociación.

Decepción

Horas después de la primera comparecencia ante los medios, Saravia, Bustos y Sánchez han realizado una valoración más detallada de la propuesta socialista. Manuel Saravia ha considerado que “la lectura que parece hacer el PSOE es que las urnas han entendido que VTLP ha hecho un mal trabajo y se le deben quitar responsabilidades”, por lo que ha mostrado su “profunda decepción” con la propuesta socialista, hasta el punto de que Alberto Bustos ha recalcado que quieren “estar en el gobierno para tener incidencia en la vida de la ciudad”, pero si entienden que no es así, consideran que no tendrían “espacio” en ese gobierno.

Los ediles de VTLP han realizado unos cálculos en los que señalan que, tal y como reestructura el gobierno el PSOE y teniendo en cuenta el presupuesto que actualmente gestiona cada servicio, la gestión se reducirían en un 73 por ciento, mientras que el personal se queda en el 87,7%.

Así, Urbanismo pasaría de gestionar 45,8 millones de euros a 15,2; y pasaría de 208 empleados a 51, el actual área de Medio Ambiente y Sostenibilidad, caería de 40 a 6,5 millones de euros y de 722 a 20 trabajadores; y en Participación pasaría a gestionar 5,5 millones frente a los 13,9 que tiene este año, y contaría con una plantilla de 57 funcionarios en lugar de 107.

Saravia ha recalcado que, tras cuatro años de un gobierno “plural”, el alcalde en funciones y candidato a la reelección, Óscar Puente, “debe valorar” si los concejales de VTLP “tienen deben tener peso para desarrollar proyectos importantes para la mejora de la ciudad o si debe tener un papel marginal”.

Estas son las propuestas de concejalías de PSOE y Toma la Palabra

No hay comentarios