La herida de la reforma del reglamento sigue sin cicatrizar

Los grupos marcan firmemente su postura política en el último pleno antes de la campaña electoral

FuenteIsaac Barrientos
María Sánchez durante el pleno (Foto: Luis Martín Cuesta)

Más de tres años lleva sin reunirse la comisión que tenía por objetivo modificar el Reglamento orgánico del Ayuntamiento de Valladolid, que regula aspectos de transparencia, los sueldos de los concejales y elementos de funcionamiento interno para los grupos municipales.

La discrepancia entre el PSOE y Toma la Palabra por la reducción de las remuneraciones de los cargos públicos y el hecho de que el PP trasladara esa cuestión al pleno con una moción hizo que la negociación se bloqueara y el debate se enturbiara.

Este martes ha vuelto a la primera línea de actualidad municipal con una moción presentada por Toma la Palabra para adoptar el compromiso de que esta negociación de la modificación del reglamento se retome en los primeros meses de la próxima legislatura.

La portavoz de Toma la Palabra, María Sánchez, ha recordado que el debate se estancó «en la bajada de las retribuciones de los cargos públicos, por eso ahora queremos conseguir el compromiso para que en los primeros meses de la próxima legislatura se retome esta negociación, porque no queremos que ciertas cuestiones en las que ya se avanzó queden en papel mojado».

«Hace cuatro años todo el mundo hablaba de transparencia, primarias, de cambiar el reglamento, pero ahora eso ya se ha olvidado», ha apuntado Sánchez que ha recordado que durante esta legislatura «los concejales del grupo municipal de Toma la Palabra hemos donado 200.000 euros durante estos años y por eso la campaña electoral no se tiene que financiar con créditos bancarios, nadie nos puede sacar los colores en ese sentido».

El portavoz socialista, Pedro Herrero, ha defendido que «la falta de acuerdo no fue nunca un problema, el PP rompió su palabra y trajo al pleno uno de los asuntos en los que no había un acuerdo inicial», en relación con los sueldos. «Traer esta moción solo tiene como fin marcar posición ideológica, nosotros afrontaremos este debate cuando corresponda, porque ahora no sabemos quiénes formarán parte de esa nueva corporación», ha añadido Herrero.

Además, el portavoz del PSOE ha planteado que «el sueldo no es un privilegio y estamos a favor de que a misma responsabilidad, mismo sueldo, sin hacer distinciones»; también ha cargado contra el PP por sacar el tema de los sueldos de la ponencia del reglamento «para hacer daño al Gobierno municipal, pero donde han creado división ha sido en su propio grupo».

Por parte del PP, el concejal Borja García ha criticado la moción con la «que se descuelga Valladolid Toma la Palabra en el último pleno, cuando han sido cómplices de la paralización de la reforma del reglamento» y ha apuntado que «el alcalde no tuvo nunca intención de reformar el reglamento».

En esa idea ha incidido también la concejala de Ciudadanos, Pilar Vicente, que ha insistido en que «el único responsable de la paralización de la reforma es el alcalde».

La moción ha sido rechazada por doce votos en contra de PSOE y Sí se Puede, doce abstenciones del PP y los cinco votos a favor de Toma la Palabra y Ciudadanos.

No hay comentarios