La Iglesia de la Antigua vuelve a mostrar todo su encanto

Iglesia de la Antigua, Ríos de Luz, Valladolid
La Antigua, en Valladolid

La Iglesia de Santa María La Antigua de Valladolid ha reabierto sus puertas este domingo tras una limpieza interior de las paredes, vidrieras y figuras, y el cambio de todos las luces por focos led, lo que ha supuesto un aumento de la luminosidad de este “emblemático” templo, que ha vuelto a dejar su “grandeza” a la vista con “orgullo renovado”, una restauración con un coste de más de 305.750 euros que financiarán las donaciones de los feligreses.

Esta actuación, que se ha desarrollado con un proyecto del arquitecto Elesio Gatón, quien ha dirigido la obra junto a FrancisCo Javier Arranz, “urgía”, puesto que desde su reapertura en 1952, tras una previa reconstrucción, la humedad y el paso de militares que incluso “hicieron hogueras dentro” habían dejado la piedra de las paredes “negra” y “muy sucia”, según ha explicado a Europa Press el párroco de la catedral, Paulino González.

Esta limpieza, que se empezó el 15 de octubre de 2018 y ha concluido este domingo, 31 de marzo, ha incidido especialmente en las vidrieras, puesto que no dejaban pasar la luz del sol por la suciedad, en la capilla mayor y el ábside, aunque se ha abrillantado el interior en su totalidad, incluyendo las figuras de La Sagrada Familia o San Roque, las capillas laterales o las bóvedas.

De este modo, los trabajos de restauración han devuelto la “dignidad” a este “monumental espacio” y han dejado a la vista “numerosos detalles”, como los medallones, capiteles de los ábsides góticos y el “espléndido” trabajo de cantería de su nave principal, que se encontraban escondidos por su “iluminación escasa” y un oscurecimiento “muy alto”, como ha precisado el constructor Javier Rivero, quien también ha añadido que otras de las causas que afectaron a la piedra fueron las goteras, la calefacción o las velas.

Grandeza visible

Tras identificar estas causas, el equipo técnico encargado de la restauración eligió desarrollar las obras de restauración de las distintas zonas del templo con sistemas de micro proyección en seco de materiales, como el polvo de piedra pómez. Estas acciones, como ha incidido Rivero, junto a la sustitución de los antiguos focos por nuevos de led, han conseguido un resultado final “visible” que permite contemplar la “grandeza” de La Antigua con “orgullo renovado”.

Por su parte, y parafraseando palabras de la Biblia, Elesio Gatón ha asemejado esta nueva iluminación con la frase de Dios “hágase la luz” y ha destacado que a pesar de la suciedad que acompañaba la piedra del edificio, los feligreses apreciaban “sobremanera” la “gran elegancia” que integra a partir de la unión de elementos góticos, como los que se observan en los tres ápsides o la parte románica de la torre y el claustro.

El coste de la actuación ha supuesto una inversión total de 305.750 euros, de los que la Iglesia ha pagado alrededor de 120.000, mientras el resto lo ha abonado la Archidiócesis de Valladolid, a la que La Antigua devolverá su financiación a partir de las donaciones que realicen los feligreses, para lo que no se han establecido “ni intereses ni plazos”, ha aclarado Paulino González.

De este manera, la Iglesia de Santa María La Antigua reabre sus puertas con “más luz” y lo celebra también con la edición de un folleto con ilustraciones de Miguel Ángel Soria y con la mirada en futuras mejoras como la rehabilitación del claustro o el suelo.

No hay comentarios