Urbanismo destina 6,4 millones para afrontar 68 obras de conservación

Las actuaciones incluyen demandas vecinales en diferentes puntos de la ciudad y 1,4 millones de euros de inversión de AquaVall

FuenteRedacción
Sánchez y Saravia presentan el proyecto de obras.

El concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Vivienda, Manuel Saravia, y la concejala de Medio Ambiente y Sostenibilidad, María Sánchez, han presentado las obras de conservación de espacio público previstas para este año 2019.

Saravia puntualizó que las actuaciones presentadas se refieren tanto las obras previstas en el lote 1 del contrato de conservación (correspondiente a Urbanismo, Servicio de Espacio Público e Infraestructuras), como las previstas por la Concejalía de Medio Ambiente y Sostenibilidad (Servicio de Parques y Jardines) en el mismo año.

En el caso de Urbanismo no se recogen obras financiadas por otros cauces (de IFS (inversiones financieramente sostenibles), ni lo que constituyen otros lotes del mismo contrato de conservación citado (aglomerado, etc.).

Criterios de selección de los espacios de actuación

En primer lugar, la atención a demandas vecinales (muchas de ellas planteadas a través de los Presupuestos Participativos); y, en segundo lugar, la revisión permanente y conocimiento experto del espacio urbano por los servicios técnicos municipales. Se revisa, por ejemplo, el estado de las redes técnicas, las condiciones de accesibilidad, los problemas derivados de las raíces, etc. Así como ir atendiendo al mantenimiento que requiera toda la ciudad.

En cada uno de los espacios determinados se tienen en cuenta una serie de factores. Por de pronto, sí se va a mantener parte de la urbanización existente.

Es el caso, por ejemplo, de las calles en que después de consultar con la Concejalía de Movilidad se decide actuar, o no, en la definición geométrica de la calzada.

En el caso de que se reduzca la anchura de calzada, habrá más superficie para aceras, árboles, etc., pero siempre el problema debe verse como un compromiso que debe resolverse entre diversos requerimientos. Por ejemplo, el de mantener o incrementar el arbolado (a veces no es posible); el ensanchamiento de las aceras; la afección a las plazas de aparcamiento; la inclusión de carril bici; disponer superficies de pavimento permeable al agua de lluvia, etc. Normalmente el hecho de responder a alguno de esos criterios obliga a no poder atender a otros. Y, por eso, se dice que siempre debe entenderse como un compromiso entre distintos requerimientos.

Obras e inversiones previstas

Manuel Saravia presentó varios cuadros con la estimación de las actuaciones previstas en 2019 (en algún caso incorporando las de los últimos meses de 2018).

En Urbanismo, con 68 obras previstas y un presupuesto de 6.478.753 euros –incluyendo 1,4 millones de euros de AquaVall-, se divide la actuación entre lo previsto en el presupuesto ordinario del contrato y los participativos que se realizarán con este mismo contrato de conservación. Y se diferencia, por colores, la actuación de cada uno de los 8 equipos de 7-8 personas (dos de ellos dobles) que trabajan en este programa.

El concejal de Urbanismo insistió en que “se trata de una estimación inicial (tanto en plazos como en presupuesto), que posteriormente se irá ajustando. Y debe tenerse en cuenta que siempre surgen actuaciones “sobrevenidas”, no previstas. Pero en general, en años como éste en que no se prevén incidencias derivadas de la aprobación de nuevos contratos, suelen cumplirse bastante bien las previsiones”.

Por último, hay que indicar que, a partir de sábado (y durante diez sábados más), se irán explicando a las distintas asociaciones vecinales las obras previstas para cada zona, así como otras intervenciones derivadas de las previsiones del Plan General. En concreto, el 23 de febrero, en el Centro Cívico Rondilla, se expondrán las previsiones para Rondilla, Barrio España y San Pedro Regalado/Viveros.

No hay comentarios