Presentadas más alegaciones al PGOU fuera de plazo

Asociaciones de Valladolid presentan fuera de plazo cinco alegaciones más al PGOU sobre terrenos de Cáritas o la Feria

Las siete asociaciones sociales de Valladolid que presentaron 46 alegaciones al proyecto de revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad han hecho públicas otras cinco alegaciones más sobre las que piden su consideración a pesar de realizarse fuera de plazo, pues, según han explicado, les ha resultado “materialmente imposible” concluir los trabajos a tiempo.

A sus primeras alegaciones, que abordaban cuestiones que abarcaban desde la movilidad urbana o el suelo urbanizable, hasta la integración ferroviaria, se suman ahora otras cinco que afectan a los terrenos de Cáritas, las actuaciones previstas en la Feria de Valladolid o la gestión de las conducciones de agua de fibrocemento y los tejados de uralita en la ciudad.

La asociación Ciudad Sostenible, Asciva, Facua, Federación Vecinal, Avaate, CGT y Ecologistas en Acción están detrás de estas propuestas que se refieren a aspectos más concretos del Plan pero que “mejorarían su contenido”, tal como han señalado a través de un comunicado remitido a Europa Press.

La primera alegación tiene que ver con los terrenos de Cáritas entre las calles Simón Aranda y José María Lacort, que ya fueron objeto de una sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo que declaró “nula de pleno derecho” la ordenación propuesta por la anterior corporación.

En este sentido, estiman que la propuesta del nuevo Plan General “reincide en elementos que ya fueron considerados ilegales”, “no motiva la calificación como suelo urbano no consolidado” con lo que “se impide la recuperación para la ciudad de determinados espacios libres y se incrementan las alturas permitidas anteriormente”.

Por esas razones solicitan que dichos terrenos se consideren como “suelo urbano no consolidado” con sus correspondientes condiciones de edificabilidad, alturas y reserva de espacios libres “con una clara vocación de considerar todo el ámbito como dotación urbanística pública”.

Subsuelo

La segunda alegación tiene que ver con la “necesidad” de ordenar urbanísticamente el subsuelo para “regular la asignación de usos detallados” y “garantizar que el subsuelo susceptible de aprovechamiento privado esté sometido a las servidumbres administrativas necesarias para la prestación de servicios públicos o de interés público”. De esta forma se regularían los cómputos de edificabilidad en aprovechamientos como los del Seminario, Cáritas o el Colegio San José.

La tercera alegación está relacionada con los terrenos del Seminario por considerar que presentan “un error de delimitación” que puede dar lugar a “equívocos posteriores” y que “deberían considerarse como suelo urbano no consolidado” para permitir la obtención de dotaciones urbanísticas públicas al servicio del barrio de La Rondilla.

La cuarta alegación pide la consideración en la red de abastecimiento de agua potable de las conducciones de fibrocemento que alcanzan los 150 kilómetros de tubería, de modo que se recoja su ubicación precisa y se elabore un plan de sustitución sin esperar al fin de su vida útil. También solicitan criterios “claros” de actuación “sin permitir ni la manipulación ni el ocultamiento de los tejados de uralita”.

La última alegación se refiere a los terrenos de la Feria de Valladolid, respecto a lo cual reclaman que se reduzcan las alturas de los edificios singulares previstos de uso terciario adecuándolas al entorno inmediato y que se modifique el diseño de los recorridos peatonales internos siguiendo las recomendaciones del artículo 277 de la Normativa de la Revisión del propio Plan.

Durante la presentación de las primeras alegaciones, estas siete asociaciones ya anunciaron que prepararían otras aunque por fecha se quedaran fuera de plazo.

No hay comentarios