VTLP quiere un diseño participativo de la Ciudad de la Comunicación

Valladolid Toma la Palabra ha presentado este viernes la moción que presentará en el pleno ordinario del próximo martes, en la que quiere el diseño de la urbanización sea consensuado con el tejido asociativo de la zona

FuenteSergio Soto
María Sánchez, Manuel Saravia y Rosalba Fonteriz.
loading...

Valladolid Toma la Palabra ha presentado este viernes la moción que defenderá en el pleno ordinario que se llevará a cabo el próximo martes y en el que pedirán que se abra un proceso participativo a la ciudadanía para decidir la futura urbanización del espacio central de la Ciudad de la Comunicación, en la salida a Madrid después del Arco de Ladrillo.

Como ha explicado la concejala Rosalba Fonteriz, dicho proceso de diseño participativo se organizará a través de las concejalías de Urbanismo, Medio Ambiente y Participación, con la colaboración de los técnicos de las tres áreas.

Dicho diseño adoptado se entregará a la Junta de Compensación del sector, quien tiene toda la responsabilidad sobre el proyecto, para que se formalice técnicamente y, tras la aprobación municipal se inicie inmediatamente la construcción según las previsiones.

La llamada Ciudad de la Comunicación se decidió en 2002 pero actualmente se encuentra “parcialmente” desarrollada debido a que la “crisis del ladrillo” ha frenado su expansión. Una de las apuestas centrales era la construcción de una gran plaza ovalada -la plaza de la Comunicación o plaza Geoda-, que albergaría bajo su superficie un aparcamiento de unas 1.500 plazas.

Fonteriz ha afirmado que en la actualidad se ha abandonado el proyecto de geoda, y se prevé la urbanización del lugar, con características más propias de un espacio de plaza y parque.

Por ello, para definir la futura urbanización del lugar, Valladolid Toma la Palabra pide un proceso que se realice con “la participación activa”. La idea es formular un proceso participativo, con la colaboración de asociaciones y entidades, y la intervención directa del vecindario, en el que se estableciesen conjuntamente las características del espacio a urbanizar.

Por medio de la organización de talleres, se espera que las personas participantes puedan llegar a un consenso acerca de cómo organizar la zona en cuestión. Bien entendido que todas las cuestiones técnicas, y especialmente la organización y afecciones al viario e infraestructuras técnicas, serán resueltas por los técnicos municipales.

Por su parte, Manuel Saravia ha explicado que convendría que se hiciera con celeridad porque el proyecto está “muy atrasado” y, a su vez, ha defendido la reconsideración del mismo para que sea “más amable y factible” que el anterior.

El proyecto tendría un coste algo inferior al millón de euros y, según el concejal de Toma la Palabra, sería totalmente factible decidirlo en base a la participación ciudadana, ya que existen muchos mecanismos que lo permiten.

No hay comentarios

Dejar respuesta