La eterna Gran Noche de Raphael

El artista encandila a la Plaza Mayor y se compromete a volver a Valladolid "cada año mientras viva"

‘Qué pasará, que misterio habrá’… Pues no había ningún misterio, una vez más era la ‘Gran Noche’ de Raphael, incombustible para sus seguidores entregados en una Plaza Mayor que el artista ha vuelto a conquistar haciendo gala de su capacidad desde el escenario, haciéndose enorme para llegar a cada rincón en un nuevo lleno en el centro de la ciudad.

Cambio total entre los asistentes al concierto respecto a la noche para el recuerdo de Operación Triunfo; aquí la trayectoria musical se remontaba a décadas atrás pero también al presente y al futuro. Así empezó Raphael, tirando de sus últimos temas, demostrando que no está ni cerca de poner el broche a una carrera que se pierde ya en el horizonte de la memoria.

Los ‘Infinitos bailes’ son mucho más que el título del último trabajo de Raphael, es toda una declaración de intenciones de un hombre que derrocha energía e ignora el paso del tiempo, da la espalda al buenismo social que indica cuándo debe acabar una carrera artística y se ha apoyado en compositores de la nueva generación (Leiva, Iván Ferreriro o Dani Martín), para empujar la suya hacia un futuro.

A ese horizonte ha mirado después de interpretar ‘Igual (loco por cantar)’, canción de este último trabajo, para garantizar que “mientras yo viva voy a estar cada año en esta ciudad”. El delirio de sus seguidores se desató justo a continuación, cuando Raphael apuntó que había interpretado tres canciones “nuevas”, pero que sabía “muy bien a qué han venido”.

Y vaya si supo satisfacer a su público. “Hoy para mi es un dia especial pues saldre por la noche …”

No hay comentarios