Una hora de espera, con bronca, y tres minutos de paseo en coche

Pedro Sánchez hace una visita exprés a Pajarillos marcada por la indignación de los vecinos con la suiciedad y el tráfico de drogas

FuenteIsaac Barrientos
loading...

Ningún presidente del Gobierno, hasta hoy, había pasado por el barrio de Pajarillos de Valladolid. Las visitas en campaña electoral son habituales en calles céntricas, plazas mayores y enclaves de relevancia para que la foto luzca. Pero el PSOE ha querido salirse del carril este martes y ha llevado al presidente del Gobierno en funciones y candidato al 29 de Octubre, frente al CEIP Cristóbal Colón y junto a la calle Cigüeña para que conociera de primera mano el proyecto de rehabilitación que está desarrollando el Ayuntamiento en estos edificios y el proyecto social en el barrio junto a colectivos y asociaciones.

Una idea, la de la visita, impulsada por el alcalde, Óscar Puente, que más tarde en el mitin ha hecho bandera del proyecto en Pajarillos. «Te hemos querido enseñar lo mejor que tenemos, donde los socialistas demostramos por qué somos necesarios para la gente, cómo desde la gestión en el Ayuntamiento estamos trabajando para cambiar y mejorar la realidad».

La presencia de multitud de medios de comunicación tampoco es lo habitual a media mañana de un martes en las calles del barrio y, menos aún, el despliegue policial y de seguridad que genera la presencia del inquilino de la Moncloa. Ante ese pequeño circo mediático, un grupo de vecinos han comenzado a gritar consignas contra el tráfico de drogas en el barrio y a afear al Ayuntamiento que esta mañana se hubiera realizado una labor de limpieza en las callas que no es, precisamente, la habitual tal y como denunciaban con fotos y vídeos guardados en sus móviles.

Puente se ha acercado a los vecinos ante su indignación y se ha metido, literalmente, en el corazón del cabreo para abordar directamente con ellos la situación. «¿Cuántas veces venía antes el alcalde de Valladolid aquí a hablar con vosotros?» les ha preguntado, ante lo que los vecinos han reconocido que ninguna; al tiempo que han recalcado sus demandas, han exigido más presencia policial y una limpieza más habitual de las calles del barrio.

«Siempre habéis tenido la puerta de mi despacho abierta y siempre la vais a tener, pero tenemos que hablar las cosas con calma y educación», ha pedido Puente, desbordado por un momento por las quejas que se agolpaban y en las que se mezclaban las situaciones individuales con la problemática de un barrio que ha recuperado las movilizaciones contra el narcotráfico.

La espera por el presidente se alargaba tanto que la calma volvió a este cruce en el barrio de Pajarillos. Llegó la lluvia y con ella la incertidumbre sobre si había o no aterrizado el avión del presidente, que continúa en Badajoz y Gijón en esta misma jornada la agenda del día de campaña electoral.

Una hora después de lo previsto y tras amagar con llegar directamente al Centro Cívico Zona Este para el acto con militantes y simpatizantes, Pedro Sánchez se bajó del coche en el lugar previsto y la bronca volvió al otro lado de la acera. Lo que iba a ser un tranquilo pasado por el barrio para recorrer los aproximadamente 200 metros hasta el centro cívico se limitaron a un corto recorrido entre los edificios rehabilitados del 29 de Octubre escoltados por la Policía Nacional y la propia seguridad de Moncloa, antes de volver al coche y poner en marcha la caravana de vehículos policiales que escoltaron al presidente en un corto trayecto.

Al bajarse del coche ante el centro cívico no faltaron los piropos al presidente y candidato socialista. «¡Guapo, guapo!», gritaron algunas vecinas en esta otra latitud donde ya le aguardaban más de 300 personas para darle el apoyo que no había sentido como esperaba al llegar.

No hay comentarios

Dejar respuesta