Valladolid Toma la Palabra apuesta por las cooperativas de viviendas colaborativas

Valladolid Toma la Palabra. Fotografía: Europa Press

Valladolid Toma la Palabra lleva en su programa para las elecciones municipales del próximo 26 de mayo la propuesta de impulsar, apoyar y asesorar los proyectos de grupos de ciudadanos que quieran crear cooperativas de viviendas colaborativas en nuevas promociones o en edificios rehabilitados.

Los concejales de VTLP en el equipo de Gobierno municipal e integrantes de la lista para las próximas elecciones, Manuel Saravia, María Sánchez y Alberto Bustos; así como el también miembro de la candidatura Martín Barrientos, han explicado esta propuesta que plantean como una alternativa a las residencias para grupos de personas mayores, pero también una opción para compartir gastos entre conjuntos de jóvenes.

El candidato a la Alcaldía, Manuel Saravia, ha explicado que la propuesta municipal se centra en asesorar a las cooperativas para gestionar los proyectos, divulgar este sistema y formar a los grupos de personas interesadas, y por último facilitar el suelo para los proyectos, bien sea mediante concesiones de suelo dotacional, o mediante la venta o alquiler en condiciones favorables de suelos municipales.

El actual edil de Urbanismo ha señalado como posibles zonas en las que se podrían poner en marcha estas viviendas colaborativas La Victoria, Villa del Prado o el entorno de Zambrana, si bien ha matizado que no tiene por qué ser solo nuevas promociones, sino también en edificios que se pueden rehabilitar.

Saravia ha abierto la puerta, incluso, a que sea el Ayuntamiento el que construya el edificio para luego cederlo a la cooperativa.

En cualquier caso, los miembros de estas diseñarían su entorno residencial, y una vez construido contarían con un espacio privado para vivienda y gestionarían conjuntamente las zonas comunes y los servicios de los que quieran disponer, entre los que puede estar la cocina, comedor, lavandería, espacios infantiles, oficinas, salas de juego, fisioterapia, o actividades.

Saravia ha reconocido que la normativa no prevé este tipo de viviendas, por lo que “no son pocas las dificultades existentes hoy por hoy para sacar adelante proyectos”. Por ello, también se ha pensado en constituir, como ya se ha hecho en alguna otra comunidad, un foro de debate y análisis para estudiar las diferentes fórmulas y las ventajas de unas y otras, así como las técnicas para avanzar en los proyectos.

El candidato a la Alcaldía ha explicado que existen ejemplos de promociones de ‘co-housing’ desde hace “cuatro o cinco” décadas en países centroeuropeos como Dinamarca, Alemania y Holanda o americanos como Canadá y Uruguay.

En España, ha explicado Martín Barrientos, existen promociones de este tipo en Barcelona, Madrid, Mallorca y Málaga, aunque ha precisado que en el caso de una iniciativa madrileña la cooperativa ha necesitado diez años desde su constitución hasta la puesta en marcha del proyecto, por lo que uno de los grandes objetivos de VTLP es “acortar plazos”.

De hecho, Barrientos ha advertido de que en España aproximadamente “dos tercios” de los proyectos que se inician no llegan a buen término.

Asimismo, ha marcado diferencias entre esta propuesta y las iniciativas de cooperativas que se conocen en Valladolid, como una ubicada en la zona de Santa Ana y otra cuya construcción está en marcha junto a la plaza del Ejército. Según Barrientos, estos proyectos aunque los considera “válidos” como alternativa al sistema inmobiliario habitual “son otra cosa”, pues parten de la iniciativa privada.

Otro de los objetivos que se busca con el impulso de las viviendas colaborativas es “evitar la especulación”, ya que los miembros solo podrían pagar por el uso de su espacio residencial y de los servicios comunes y, en ningún caso, adquirir la casa en propiedad o realquilarla.

Por su parte, María Sánchez ha destacado que VTLP busca apostar por “nuevos modelos de vida en las ciudades” ya que la sociedad “se ha transformado en los últimos años” y cada vez hay más personas mayores –un 25 por ciento de los vallisoletanos tiene ya más de 65 años, según ha precisado Alberto Bustos– pero también son “más activas”.

Además, ha recordado que este tipo de proyectos han sido propuestos por otros partidos políticos, como el Partido Popular en el Congreso de los Diputados, por lo que ha subrayado que existe “un amplio espectro de acuerdo en estas ideas”.

Otras medidas para la vivienda

El apoyo a las viviendas colaborativas se suma al conjunto de medidas planteadas en el programa de VTLP como política de vivienda, con el que se busca “concebir la política de vivienda como un derecho, que se recogerá en un nuevo Plan de Vivienda”.

Dentro del programa se contempla continuar con la ampliación del Parque público de alquiler social, conocido como ‘viviendas blancas’ e iniciado este mandato durante la gestión de Manuel Saravia en Urbanismo y que ya cuenta con más de 100 pisos, frente a los “doce” que existían hace cuatro años cuando concluyó la etapa de Gobierno municipal del PP.

Se plantea mantener el ritmo de 50 nuevas viviendas al año, para contar en 2019 con unas 200 más. Además, se integrará la gestión de este parque y la de los “alojamientos provisionales”.

En las propuestas se incluye también continuar los trabajos de eliminación de los casos de chabolismo, infravivienda y otras viviendas de necesidad existentes; atender a las situaciones de hacinamiento y trabajar desde la administración municipal para evitar desahucios, resolviendo las situaciones de los grandes tenedores de viviendas.

Se concluirá la actuación en el 29 de octubre e iniciará la de las Viudas/José Aramburu; se intensificará la actuación municipal en el programa de ayudas al alquiler y promoción de la puesta en uso de viviendas vacías denominado ‘Alva’ y se desarrollarán los convenios vigentes de colaboración con la Gerencia Regional de Salud y la Universidad.

Se promoverán viviendas jóvenes en avenida de Burgos, así como promociones de protección –hasta 1.500– en el sector de la Florida.

No hay comentarios