El VRAC domina y se lleva el derbi

El Quesos, que ya es colíder de la División de Honor, tuvo que apretar hasta el final para ganar…y lo terminó haciendo con bonus ofensivo

FuenteRedacción
Imagen del partido. Fotografía: JCR

No hay campo fácil, no hay rival asequible. Así es la División de Honor de Rugby 2019/2020, donde tras solamente un mes de competición todos los equipos conocen ya la derrota. El VRAC puede contar que salió victorioso de la cuarta jornada, pero volvió a llegar al final de su partido frente al UBU Colina Clinic con el encuentro muy abierto y por decidir.

El comienzo del duelo estuvo protagonizado por las imprecisiones en ambos equipos. También en un VRAC al que le costó encontrarle el ritmo al encuentro, errático en touch y viéndose por debajo en el marcador al poco de arrancar el mismo. Ensayó Juan Pablo Guido y no perdonó David Weersma. El VRAC, por suerte y actitud, reaccionó de inmediato y apenas dos minutos después de la marca de Guido sumaba sus primeros siete puntos gracias a Baltazar Taibo y a Gareth Griffiths, certero en su primera patada. Con la igualdad en el electrónico de San Amaro se llegó al ecuador de la primera parte, de alternativas para ambos equipos y con el UBU Colina Clinic sintiéndose fuerte al tratar de tú a tú al actual campeón. Una buena recuperación de Pedro de la Lastra, sumada a una gran acción individual de Tani Bay, dejó el segundo ensayo quesero, en un momento clave para abrir diferencias y no sentirse obligado a ir a remolque. Pero antes del descanso pasarían más cosas, incluida una acción de muy mala fortuna para el Quesos. Un puntapié al intentar pasar un castigo de Weersma rebotó en el palo y favoreció a Aparejadores. Sergio Molinero ensayó para poner por delante a los burgaleses, ventaja que de nuevo les duraría tan sólo unos minutos, ya que Gabriel Vélez situaría antes del intermedio el 14-17. Antes de que Iñaki Muñoz señalase el camino a vestuarios, UBU Colina Clinic apretó y el VRAC se obligó defensivamente, abortando la última acción ofensiva de los locales.

Ya en el segundo tiempo y tras una pequeña tregua entre ambos conjuntos, el VRAC le fue cogiendo el punto al partido y al rival, creciendo en juego y sensaciones. UBU, no obstante, mantuvo el tipo, aunque se vio empequeñecido con la amarilla a Albaneda que les dejaba 10 minutos en inferioridad. El Quesos no dejó pasar la oportunidad de aprovechar la superioridad numérica y Paila puso tierra de por medio con un ensayo que cerca estuvo de ser de Baltazar Taibo. Tras la marca, Diego Merino rotó a toda la primera línea azulona.

Entró entonces el partido en una fase en la que el VRAC hizo las cosas más difíciles de lo que debía. Y consecuentemente le dio vida a Aparejadores, que pasó un castigo y se puso a un ensayo transformado del empate. Griffiths intentó con un puntapié desde el centro del campo recuperar la ventaja de más 10 puntos, pero el pateo se quedo corto. Lejos de atrincherarse y verse acosado por los burgaleses, el VRAC fue a por más, a por el punto bonus ofensivo que tan caro se vende esta temporada. Y lo consiguió en una jugada que dejó un bonito pase de Pedro de la Lastra a KaloKalo Gavidi.

No hay comentarios

Dejar respuesta