Otra mala resaca por el VAR

Kiko Olivas traslada las sensaciones agridulces del equipo tras el empate ante la Real Sociedad

Kiko Olivas celebra el gol que sería finalmente anulado.

El defensa central del Real Valladolid Kiko Olivas atendió a los medios de comunicación este lunes con el objeto de analizar el empate cosechado el pasado domingo ante la Real Sociedad (1-1). El futbolista subrayó que el resultado final les dejó “un sabor agridulce”, dado que el equipo tuvo “en la mano” la victoria, aunque no eludió que el punto es valioso.

“Creo que hicimos un buen partido. Salimos muy bien, presionando arriba hasta que marcamos el gol. Entonces nos aplicamos más en tareas defensivas. Es cierto que monopolizaron la posesión, pero no sufrimos. Realizamos un trabajo defensivo sin errores. En la segunda parte, con la entrada de Michel, tuvimos más juego, aunque ellos luego retomaron el control. Sin embargo, ocasiones claras solo tuvieron la del gol”, argumentó el zaguero, protagonista a raíz del gol que el vídeo arbitraje le anuló a falta de unos cinco minutos para el minuto noventa.

Al respecto, Kiko Olivas reconoció que fue “un palo duro”. “Lo celebré con mucha rabia porque eran tres puntos vitales y nos merecíamos ganar en casa ante la afición. El árbitro explicó que Óscar Plano interfiere para que el rival pueda despejar, pero la actitud del defensa es bastante pasiva. Para mí es gol legal pero no creo esto sea algo que solo nos pase a nosotros”, matizó.

Por último, el central andaluz opinó que es positivo que el próximo encuentro se celebre ya este jueves. El Real Valladolid rendirá visita al Leganés, (20,30 horas, Butarque), un equipo que “en su casa es muy fuerte”. “Va a ser complicado, pero tenemos muchas ganas de conseguir los tres puntos”, sentenció.

No hay comentarios