RCD Espanyol – Real Valladolid: necesidad de cambiar la dinámica

El Pucela visita el difícil feudo periquito con la obligación de sacar algo positivo.

La visita de este sábado a Barcelona encierra más que tres puntos. La victoria ante el Espanyol supondría cambiar la dinámica, reforzar la confianza, volver a sumar ante un rival directo. Además, por supuesto, de lo estrictamente numérico: tratar de ampliar la ventaja con el descenso.

No será un partido fácil. Los periquitos llegan con 30 puntos, en la decimocuarta posición, invictos en los últimos cuatro partidos, que han saldado con una victoria y tres empates. Los blanquiazules han logrado de esta forma salir del bucle negativo en el que estaban inmersos después de diez jornadas en las que perdieron nueve partidos y ganaron el otro.

Como local se trata de un equipo fuerte que acumula siete victorias en los 12 encuentros que ha disputado en el RCDE Stadium.

Sin embargo, el Real Valladolid es consciente de contar con las armas necesarias para poder vencer. Un equipo, como han destacado los protagonistas durante toda la semana, capaz de competir en cualquier campo y que, por encima de todo, cree en su juego, en sus compañeros, y en el cuerpo técnico. Una unidad, un bloque sólido, que se conjura para minimizar los errores en las áreas y reencontrar el camino del gol.

Para este encuentro Sergio González no podrá contar con los lesionados Toni y Luismi, y tampoco con Calero, que sufre una gastroenteritis. Moi y Verde, por decisión técnica, se quedan fuera de una lista conformada por Masip, Yoel, Antoñito, Joaquín, Kiko Olivas, Nacho, Moyano, Anuar, Borja, Hervías, Keko, Míchel, Alcaraz, Óscar Plano, Duje Cop, Ünal, Guardiola y Stiven Plaza.

No hay comentarios