Toni Villa, el futuro del Real Valladolid

La mala suerte se ceba con Toni. Imagen: Leolytics.

La temporada 2018/2019 parece que ha llegado a su final para el centrocampista del Real Valladolid Club de Fútbol, Toni Villa. El murciano se lesionó al poco de ingresar en el terreno de juego en el partido que disputaron el Fútbol Club Barcelona y el equipo blanquivioleta. 9 minutos llevaba sobre el terreno de juego cuando, en una jugada fortuita, su rodilla cedió.

El diagnóstico: esguince de grado II en el ligamento lateral interno de su rodilla izquierda y un edema óseo en el cóndilo femoral interno. El tiempo de recuperación se estima que será de tres meses. Lo ideal será que el jugador ilorcitano se recupere con tiempo y no fuerce para no agravar una lesión que hay que tratar con mimo. Todo dependerá de los plazos de su recuperación y de la situación deportiva del Valladolid, uno de los equipos con más papeletas de descender según las apuestas.

Toni Villa llegó -gracias a Torres Mestre- desde el equipo de su pueblo, el ADM Lorquí, y pasó dos años en el filial. Después de una cesión en la Cultural Leonesa, volvió el año pasado al primer equipo pucelano para ser parte importante del ascenso vallisoletano a Primera.

Esta temporada la había comenzado a gran nivel, siendo uno de los hombres más destacados del equipo. Ha jugado 22 encuentros, 20 como titular, en los que ha disputado 1.632 minutos, ha anotado 2 goles y ha entregado otras 2 asistencias. También es cierto que su nivel había bajado bastante tras la vuelta de las Navidades.

Cómo juega

Es un jugador cargado de talento que, a sus 24 años, debe pulir varios aspectos de su juego. Arranca desde la posición de extremo izquierdo, aunque suele tirar diagonales hacia el centro e, incluso, en más de una ocasión, se ha situado en la zona central de la mediapunta.

La principal virtud del “19” del Valladolid es el regate. El murciano maneja bien las dos piernas y es capaz de salir de los dribles por los dos lados. Cuando sale por el costado izquierdo tiene la capacidad para llegar a la línea de fondo, y la paciencia y la técnica suficientes como para levantar la cabeza y buscar a los compañeros que llegan a la zona de remate. Una de sus jugadas más recurrentes es salir hacia dentro y buscar el disparo con su pierna hábil, la derecha. Aunque no tiene un mal golpeo desde la media distancia, aún debe mejorar a la hora de buscar los ángulos. Cuando sale hacia la derecha también es capaz de jugar en corto y asociarse con el resto de compañeros que habitan la parcela central.

Está lejos de ser un especialista defensivo pero es trabajador y no duda en ayudar a los compañeros en las labores de recuperación. Su físico liviano -solo 1,71 metros de estatura y su poco peso- no le ayudan en este tipo de tareas. También debe trabajar el fondo físico. De sus 20 apariciones como titular esta temporada, fue sustituido en 17 ocasiones.

El murciano debe asumir más responsabilidad sobre el terreno de juego y ser capaz de amasar más balón. Si mejora su constancia y aparece con más regularidad, el Valladolid habrá encontrado la pieza sobre la que construir su futuro más inmediato.

Más detalles aquí.

No hay comentarios