Unánime lamento por el VAR

Entrenador, jugadores, aficionados y hasta el alcalde muestran su frustración e irritación ante el videoarbitraje

Alberola Rojas consulta el monitor del VAR.

Minuto 28 del partido de vuelta entre Real Valladolid y Getafe en la eliminatoria de octavos de final de la Copa del Rey. Antoñito se lanza para quitar el balón a Hugo Duro dentro del área y el esférico termina fuera. Pero Alberola Rojas escuchó a través del pinganillo las dudas de las asistencias desde el VAR y decidió acudir al monitor situado tras los banquillos para ver repetida la jugada. Una vez, otra, otra, y así durante un par de minutos que desembocaron en la señalización del penalti que convirtió Ángel y el enfado generalizado en Zorrilla.

Tras el partido, el alcalde, Óscar Puente, mostraba en Twitter su enfado con la decisión. “Opino en las redes sociales como un aficionado más que ayer vio que no había penalti de ninguna manera; antes había la justificación de que había que decidir en un segundo, que podía no verse claramente una jugada, pero ayer el árbitro tuvo muchos medios y tiempo para decidir y perjudicó al Valladolid, por eso me preocupa que al Real Valladolid le penalicen tanto las injusticias”.

Esa misma sensación de impotencia llegó tras el encuentro a sala de prensa. “La imagen habla por sí sola, creo que es el delantero del Getafe el que da una patada al defensor. Al árbitro le ha costado diez o quince repeticiones verlo, igual no lo tenía tan claro, es muy difícil apreciarlo”, declaró el entrenador, Sergio González, que reconoció sentir “impotencia, frustración e irritación ante una situación que se repite muchas veces”.

Sus jugadores reafirmaban lo expresado por el técnico. “Le he preguntado al chaval, a Hugo Duro y me ha dicho que se ha tropezado en mí. Hemos de dedicarnos a jugar al fútbol, pero el VAR es una herramienta diseñada para ayudar a todos y a nosotros, la verdad, no está siendo de mucha ayuda”, subrayó Antoñito, autor del penalti.

El clamor de indignación recorrió también la grada de Zorrilla, con cientos de aficionados coreando al unísono, ‘¡Ronaldo quéjate, Ronaldo quéjate!’. Sin embargo, el propietario del club ha sido el único que ha optado por rebajar la tensión y la indignación con el videoarbitraje, también en su perfil en las redes sociales.

No hay comentarios