Un año imborrable en la memoria blanquivioleta

La llegada de Sergio González al banquillo, el ascenso, la compra del club por parte de Ronaldo... el 2018 está lleno de recuerdos mágicos para los seguidores del club

FuenteRedacción
Ronaldo posa junto a la plantilla (Foto: Real Valladolid).
loading...

Hay voces que retumbarán para siempre en el Estadio José Zorrilla. Recuerdos imborrables, goles que el aficionado revive una y otra vez cada vez que accede por la puerta y se sienta en su butaca. Sensaciones que, aun habiendo pasado los años, vuelven a erizar el vello cada vez que se recrean en la mente.

La familia blanquivioleta mantiene en su consciente colectivo una serie de temporadas y de momentos inolvidables. La Copa de la Liga levantada por Moré, el ascenso en Palamós, el EuroPucela de Cantatore, y el equipo de los récords de Mendilíbar son algunos de ellos; todos han sido al menos igualados por un 2018 que irrumpe en esa imaginada clasificación de grandes efemérides.

Y es que este año que dejamos atrás no solo ha significado el regreso a Primera División y el 90 aniversario de la entidad, sino que ha supuesto un año de ensueño en el que se ha recuperado la ilusión, se han recargado las baterías de nuevas esperanzas y se ha puesto la primera piedra de un proyecto internacional que anticipa grandes alegrías.

Un año 2018 que comenzó helado en El Sadar, haciendo bueno ese refrán tan nuestro de año de nieves, año de bienes. Que continuó de manera irregular, con victorias importantes -aquel partido ante la Cultural- y con derrotas dolorosas. Y que, cuando parecíamos condenados a vagar deshidratados un año más por el desierto de Segunda, se encontró a la persona que condujo al Pucela hacia la tierra prometida.

Es precisamente un ascenso especial por la forma y el momento en el que se consiguió. Porque cuando prácticamente se daba por perdido el tren de Primera llegó a Zorrilla Sergio González, el entrenador que en menos de un año ha marcado un antes y un después.

El míster consiguió lo que parecía imposible, levantar al equipo y auparlo hasta la máxima categoría, convertido en un ciclón, en una máquina arrolladora de fútbol que pasó por encima, uno a uno, de sus rivales. Para muestra, un playoff.

Sin olvidar, cómo no, a Jaime Mata, otro de los grandes artífices de aquella gesta al culminar con goles el excelente trabajo de toda la plantilla.

Ronaldo

Esa estela de ilusión se ha traducido en una eclosión de pasión blanquivioleta que ya contagió a toda la ciudad y provincia durante las eliminatorias por el ascenso, y que se ha consolidado en el tiempo tras una campaña de abonados en la que la afición del Real Valladolid ha marcado un nuevo hito: 20.000 abonados y lista de espera.

¿Era posible poner la guinda a un año de vino y rosas? Sí, lo era. Si la noticia se hubiese producido un 28 de diciembre nadie la habría creído. Pero era 3 de septiembre. Los rumores se confirmaban: Ronaldo Nazário, uno de los más grandes futbolistas que ha dado la Historia del fútbol, se convertía en el accionista mayoritario del Real Valladolid.

Terremoto en el Planeta Fútbol. El blanco y el violeta, en unos meses, se ha proyectado a nivel internacional como nunca antes. En todos los rincones se habla del Club y, lo que es tanto o más importante, en el Estadio José Zorrilla la comunión entre equipo y afición lo inunda todo, con el dirigente brasileño, apoyado en Carlos Suárez, en el timón de un barco que navega a toda vela.

El golazo de Nacho para inaugurar el casillero de victorias, esa racha de cuatro triunfos consecutivos, la falta de Verde en el último minuto o la clasificación para octavos de final de la Copa del Rey son algunos de los momentos destacados en una lista que tiene, el 5 de enero de 2019, la primera oportunidad para hacer que el nuevo año que entra sea, al menos, tan bueno como el que sale. Juntos lo conseguiremos. Siempre Pucela.

No hay comentarios