Errores clamorosos y escasa puntería, receta de la derrota ante Leganés

El Real Valladolid estuvo débil en defensa e impreciso en ataque y sucumbió por 2-4

Duro golpe en el estadio José Zorrilla para la autoestima blanquivioleta. El Real Valladolid se diluyó ante el Leganés en un partido en el que los de Sergio González solo mostraron su mejor versión al comienzo de la segunda parte y permitieron al conjunto madrileño darse un festín ofensivo.

Comenzó el Valladolid titubeante, con dificultades para pasar de medio campo y disputar el control del balón al Leganés, con más decisión en el arranque. Ese ímpetu visitante impulsó el 0-1 de Siovas en el minuto 10.

El mazazo sirvió para espabilar al equipo de Sergio González, que comenzó a mostrar su verdadera cara de la mano de Verde y Toni Villa. Precisamente fue el italiano el que tuvo la ocasión más clara en el minuto 15, cuando un córner centrado al segundo palo volvió al área pequeña y Verde disparo fuera.

Las llegadas por banda mejoraron las dificultades para tener el control del partido en el centro del campo. Logró desbordar Toni Villa pero se resbaló al superar al defensa y cayó en el área. La misma suerte corrieron los intentos de disparo lejano de Alcaraz o Verde, siempre el mismo resultado, desviado.

Una y otra vez en busca de Ünal pero como ya es tendencia esta temporada, sin conseguir que el delantero turco se anticipara en ningún centro.

En el 42 el Leganés sacó un córner y el mal despeje del Pucela permitió a Óscar recoger el balón en el corazón del área y superar a Masip. Era el 0-2 y un golpe terrible al autoestima blanquivioleta. El Valladolid estuvo cerca de desvanecerse en el final de la primera parte y solo una gran parada de Masip a un disparo de En-Nesyri evitó la debacle.

El paso por vestuario fue todo un resurgir para el equipo de Sergio. Cambio de pauta y energía renovada. En solo un minuto el centro de Nacho lo bajó magistralmente Verde para que Ünal rematara en plancha y pusiera el “casi” en la grada de Zorrilla. La subida de decibelios sobre el césped tuvo premio en el minuto 5, cuando un disparo de Nacho desde fuera de área dejó la portería temblando al estamparse en la madera; el rechace lo recogió Toni Villa que no perdonó y marcó el 1-2.

Sergio redobló la apuesta ofensiva y puso más pólvora sobre el terreno de juego con la entrada de Cop por Alcaraz. El croata a punto estuvo de llegar a un fabuloso centro de Antoñito para lograr el empate nada más salir.

Cuando mejor estaba el Pucela en ataque, un error de comunicación entre la zaga y Masip hizo que el portero llegara tarde a un pase en el área y Carrillo lo aprovechó para marcar el 1-3. Era el minuto 65 y el partido volvía a ponerse muy cuesta arriba.

Mientras Leo Suarez esperaba en la banda el cambio para buscar un nuevo resurgir del equipo, llegó el golpe definitivo, cuando Carrillo remató un centro en el segundo palo ante el que nada pudo hacer Masip. Con 15 minutos por delante, remontar tres goles parecía ya imposible. El delantero del Leganés rozó el triplete un minuto después, pero su tercer gol fue anulado.

Lo siguió intentando el Valladolid en la recta final, pero las caras de desánimo saltaban del campo a la grada, donde se percibía con desolación la cruel derrota inesperada. Cuando muchos aficionados ya abandonaban el estadio para atajar en el atasco y el partido exhalaba su último aliento, Ünal cazó al fin uno de los innumerables centros que le buscaban y maquilló, algo, el resultado final, 2-4.

Las mejores imágenes del Real Valladolid – Leganés

No hay comentarios