Amago de lluvia en la grada, chaparrón en el césped

La afición del Real Valladolid alentó a su equipo en los momentos más duros del partido y vio como aunque la lluvia pasaba fugazmente por el partido el chaparrón acabó en forma de goleada para el Leganés

Aficionados del Real Valladolid durante el partido ante el Leganés.

Día duro para ser aficionado del Real Valladolid en el estadio José Zorrilla. Tarde de diciembre fría y con amago de lluvia durante la primera parte. Más de 16.000 fieles acudieron al campo y alentaron al equipo durante todo el choque, especialmente tras encajar los goles de la primera parte, auténticos mazazos anímicos.

Capuchas, chuvasqueros, alguna manta y una buena merienda para coger fuerzas en el descanso, al igual que hicieron los pupilos de Sergio González, que salieron con un gran resurgir tras el descanso, con un gol en cinco minutos que despertó la algarabía en la grada, que esta temporada ha aprendido a creer con los suyos.

La desolación e impotencia de los jugadores se trasladó a la afición, que aunque no cesó de animar y apoyar a su equipo, si bajó su energía ante la inminente y abultada derrota.

Errores clamorosos y escasa puntería, receta de la derrota ante Leganés

No hay comentarios