Vinicius desmonta el sueño de un Real Valladolid colosal

Un gol de Kiko Olivas en propia meta tras una buena jugada por la izquierda del brasileño en el 83 de partido y otro de Ramos de penalti cuando el partido agonizaba dieron el triunfo al conjunto blanco tras un gran partido del Pucela que volvió a merecer mucho más.

Toni con la bola. Fotografía: LFP.

El Real Valladolid cayó, después de seis jornadas sin conocer la derrota, y lo hizo dando la cara como hace siempre. El conjunto de Solari se llevó los tres puntos con un gol de Kiko Olivas en propia puerta en el 83 y otro de Ramos en el 88 después de un penalti de Calero sobre Benzema. Los blancos superan al Pucela en la tabla con 17 puntos por los 16 del cuadro blanquivioleta.

El Pucela tenía claro, desde el minuto uno del choque, lo que tenía que hacer y guiado por las directrices de su entrenador y Mesías, podríamos decir, Sergio Gónzalez, lo concretó a las mil maravillas.

Llegaba el Real Madrid herido tras el 5-1 del Camp Nou, ante el eterno rival, y con savia nueva en el banquillo tras la destitución de Lopetegui. Sin embargo, poco varió, en lo táctico y en los cromos, el equipo con Solari, que solo hizo cambios en la zaga, por las urgencias, con las lesiones de Carvajal, Varane y Marcelo.

Reguilón y Odriozola jugaban por bandas y fueron de lo más peligroso del conjunto merengue por los costados en un choque que comenzó con claro dominio madridista y con el Pucela aguantando el chaparrón como podía.

Los costados madridistas hacían pupa y el cuadro local tenía la primera en el once del choque tras un remate de cabeza ajustado de Bale tras el centro al área de Reguilón. Benzema, pitado durante todo el partido, la tuvo instantes más tarde, pero Masip volvió a demostrar su seguridad y que es un balón de oxígeno tremendo para la zaga blanquivioleta.

El Real Madrid intentaba meter mano al cuadro de un Sergio que volvió a apostar por el once que conquistó el Villamarín con Leo Suárez acompañando a Ünal y con Antoñito reforzando el flanco diestro en el extremo con Moyano en el lateral.

Enes Ünal. Fotografía: LFP.

Lo cierto es que el choque recordó al de Sevilla porque si el conjunto de Setién se vino abajo en el 20 del choque cuando vio que estaba un muro delante, lo que aprovechó el Pucela para hacer sangre con el gol de Antoñito, esta tarde pareció ocurrir lo mismo.

A partir del 30, a un Madrid pitado por su afición y con urgencias, le entró el bajón lo que aprovechó el conjunto visitante para venirse arriba. Primero Antoñito en el 31 tuvo el gol en sus botas en la ocasión más clara de la primera mitad con una vaselina que se marchó por encima del marco de Courtois y después la tuvo Toni. El choque se marchaba al descanso con el resultado gafas de 0-0.

Tras el tiempo de asueto, el conjunto de Solari quiso meter una marcha más encerrando al Pucela en su campo pero de nuevo, y como en la primera mitad, cuando peor lo pasaba, la escuadra visitante tiro de casta y volvió a poner el partido patas arriba.

Y todo porque Toni se consagró en Primera, si no lo había hecho ya. Primero a punto estuvo en el 59 de hacer el 0-1 en un balón que la defensa blanca sacó bajo palos y después con un latigazo que se volvió a encontrar el larguero. Sergio sin embargo, en el 69 decidió sustituir al 11 por Daniele Verde.

Se venían 20 minutos de infarto en el Bernabéu, con todo por decidir ante el marcador inicial y con el espectador madridista que veía un nuevo pinchazo de su equipo ante un rival duro como una roca.

Solari buscaba la reacción con Lucas Vázquez y Vinicius, habilidad, rapidez y desborde, mientras que Sergio apostaba por la calidad de Óscar Plano.

Todo el trabajo visitante se iba a venir abajo, sin embargo, en el minuto 83, cuando Vinicius tras una gran jugada por la izquierda chutaba en un balón que se iba desviado pero que chocaba contra Kiko Olivas para cambiar totalmente la trayectoria de un esférico que se alojaba en el fondo de las mallas del marco de Masip.

Vinicius tras el gol. Foto: LFP.

Jarro de agua fría que se iba a acrecentar cuando en el 86 del choque Calero iba a cometer un penalti sobre Benzema que Ramos iba a transformar en el 2-0 definitivo.

El Pucela se va quizás de vacío del Bernabéu pero se lleva, una vez más, el reconocimiento no solo de los suyos sino del fútbol en general que volvió a ver a un equipo solidario, humilde, con mucho fútbol y que puso contra las cuerdas a todo un Real Madrid.

Los de Sergio se quedan con 16 puntos y piensan ya en el choque del sábado, en Zorrilla, ante el Eibar, desde las 13:00 horas.

Ficha Técnica:

2- Real Madrid: Courtois, Odriozola, Nacho, Sergio Ramos, Reguilón; Casemiro (Isco, min.56), Kroos, Modric, Asensio (Vinicius, min.73), Benzema, Bale (Lucas Vázquez, min.71).

0-Real Valladolid: Masip, Moyano (Duje Cop, min.85), Kiko Olivas, Calero, Nacho, Míchel, Alcaraz, Toni (Verde, min.69), Antoñito, Leo Suárez (Óscar Plano, min.76), Enes Ünal.

Árbitro: Gil Manzano, colegio extremeño. Amonestó a Asensio por el Real Madrid.

Goles: 1-0, Kiko Olivas (pp), min. 83. 2-0, Sergio Ramos, min.88.

Estadio: Santiago Bernabéu, 68050 espectadores.

No hay comentarios