El «mayor enemigo» para el Valladolid fue el césped

Las razones por las que el campo dio problemas en el partido contra el F.C Barcelona son los retrasos y las malas decisiones del orden de obras

FuenteCristina Álvarez Vallejo

Este sábado el Real Valladolid se ha enfrentado al F.C Barcelona en su estadio, en su casa. El partido acabó con un 0-1 a favor de los azulgrana, pero lo que podía quedar en una gran cita para los aficionados del Pucela ha quedado con una sensación de descontento para todos.

El césped del estadio José Zorrilla estuvo en el punto de mira durante los días previos y sobre todo, durante el partido. Uno de los jugadores que mostró su enfado durante el calentamiento previo fue Ter Stegen porque en cada paso y movimiento el terreno se levantaba. Además, durante el partido se pudo apreciar la cantidad de «calvas» y «toperas» que se encontraban sobre todo en la parte de ataque del Barcelona en el juego entre Coutinho y Dembélé en la primera parte.

Tras el partido, Javier Tebas, presidente de LaLiga, tuiteó:

Algo que se ha hecho de forma oficial este domingo.

Las razones por las que el terreno del juego del Real Valladolid no estaba preparado para este partido no son pocas. El Real Valladolid acabó la temporada en junio que se saldó con su ascenso a Primera División bastante tarde. En ese momento se anunció las obras de los anexos y del propio estadio para la próxima temporada para estar a la altura de sus grandes contrincantes. Además, también se renovó la iluminación, para acogerse a las normas de LaLiga y se instalaron los elementos necesarios para el sistema VAR de videoarbitraje.

Pero aunque dicen que el orden de factores no altera al producto, en este caso sí. ¿Por qué comenzaron las obras por los campos de entrenimiento y no por el estadio? El 16 de julio finalizaron las obras de los anexos del Zorrilla con el cambio del césped en el campo de hierba natural y la sustitución del sistema de riego. Pero a mediados del verano, el campo principal estaba todavía en situaciones pésimas.

A cuatro días antes del encuentro con el F.C Barcelona se terminaron las obras del césped del estadio, pero las dudas estaban presentes en los aficionados que no estaban seguros si el campo estaría preparado.

Días previos a la cita entre el Pucela y el Barça, el presidente del Real Valladolid, Carlos Suárez, contestó a las cuestiones sobre el césped y explicó que «no estará perfecto, porque cuando se pone, viene enrollado. Y el calor afecta”

El entrenador del Barcelona, Ernesto Valverde replicaba a Suárez: «No es normal implantar un césped cuatro días antes de un partido. La gente se resbala, se cae y es un problema para el juego».

Durante el partido se apreció que el césped no estaba a la altura de un partido de Primera División e iba a ser un enemigo más. Se pudo apreciar que el campo estaba cubierto por una especie de «moqueta» que se levantaba en cada pisada y como su replantación no tuvo tiempo de enraizar. Las consecuencias las sufrieron realmente los jugadores.

Después de las quejas de los azulgrana y el escándalo mediático, Carlos Suárez pidió disculpas porque hay una normativa y aunque se excusa en los retrasos, explicaba que «esperábamos que enganchara mejor, pero no ha podido ser»

Jugadores reconocidos como Gerard Piqué mostraron su indignación por el estado del campo y su reacción ha abierto portadas con declaraciones como «ha sido un partido trabado por el campo. Si queremos vender el producto fuera y llevar partidos a Estados Unidos primero tenemos que mirar lo que tenemos en casa. Esto es una vergüenza».

Después de la polémica, el Real Valladolid deberá tomar medidas sobre la situación de su campo de cara al próximo partido.

No hay comentarios