Una dedicatoria especial para un premio de quilates

El escritor zamorano Tomás Sánchez Santiago recoge el Premio de la Crítica de Castilla y León en el Ayuntamiento de Valladolid de la mano de la concejala de Cultura, Ana Redondo, de la directora general de Políticas Culturales de la Junta, Mar Sancho, y del director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, Gonzalo Santonja.

FuenteRedacción / Alvar Salvador

El escritor zamorano Tomás Sánchez Santiago (1957) ha dedicado su novela Años de mayor cuantía (Ed. Eolas), a dos autores recientemente fallecidos, José Manuel de la Huerga y Tomás Salvador González “Un escritor debe tener conciencia, no habilidad, y ambos la tenían y sabían que la responsabilidad del escritor está en ese enfrentamiento con el lenguaje y la disposición de poner en manos de los demás lo que hasta el último momento parecía que iba a ser solo de uno”, ha recordado emocionado durante en el acto de entrega del Premio de la Crítica de Castilla y León celebrado hoy en el Ayuntamiento de Valladolid en el marco de la Feria del Libro de la ciudad.

En Años de mayor cuantía, Sánchez Santiago trata de dar voz a través de los personales de su novela a “los verdaderos héroes, que son aquellos que están en la vida cotidiana, que pasa inadvertida”, ha indicado, a través de los cuales pretende llegar a un dibujo más global. “Yo procuré hablar de qué somos cada uno de nosotros a partir de episodios que me han sucedido a mí o no. La vocación, aunque suene pretencioso, es hablar de la persona en general y lo que a todo nos configura como seres humanos: el miedo, el azar, la compasión, la identidad…”, ha añadido.

El acto de entrega del XVI Premio de la Crítica de Castilla y León ha contado con la presencia de la concejala de Cultura de Valladolid, Ana Redondo, la directora general de Políticas Culturales de la Junta de Castilla y León, Mar Sancho, y del director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, Gonzalo Santonja, con la presencia de un nutrido grupo de escritores, editores y críticos de la Comunidad.

Precisamente la concejala de Cultura, Ana Redondo, ha destacado la relevancia de la Feria del Libro de Valladolid que trasciende lo local y puede considerarse, a su juicio, “la feria de Castilla y León” por su relevancia y las propuestas culturales asociadas, entre las que ha destacado la entrega de galardón que tras 16 ediciones se ha ganado “la relevancia y luz propia que le corresponden”.

Por su parte, la directora general de Políticas Culturales, Mar Sancho, ha centrado su intervención en las “virtudes” del Premio de la Crítica de Castilla y León, entre las que ha destacado su vinculación a la actualidad editorial, su capacidad de reconocer y valorar a autores consagrados y nuevas promesas de la literatura de la Comunidad, la profesionalidad del jurado y la pluralidad de géneros que aúna. De hecho, entre los diez finalistas de este año había libros de narrativa, la mayoría, pero también ensayos, poesía y teatro.

“Castilla y León es una fuente inagotable de autores capaces de generar universos propios, como es el caso de Tomás Sánchez Santiago”, ha reconocido la directora general quien ha tenido también una mención especial a la labor de las editoriales de Castilla y León a la hora de apostar por escritores de la tierra y ha destacado el trabajo de Eolas, que edita Años de mayor cuantía.

El director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, Gonzalo Santonja, ha insistido en que este premio, creado y promovido por la institución, es un fiel reflejo de la diversidad y pluralidad de Castilla y León. “Se fragua en Burgos, sede del Instituto de la Lengua, se falla en Ávila y se entrega en Valladolid. El autor premiado este año es zamorano y la editorial de León. Además, en el jurado hay representantes del resto de provincias”, ha subrayado.

La ceremonia ha concluido con la entrega del premio, un cuadro obra del pintor leonés Adolfo Alonso Ares, basado en la obra ganadora, Años de mayor cuantía, y que toma el relevo del habitual galardón de los últimos años que era un retrato del autor premiado, obra de Félix de la Vega, fallecido el año pasado.

Compartir
Artículo anteriorEl Premio Pyme del año busca dueño en Valladolid
Artículo siguientePresentada la Feria de Santiago de Santander
Periodista. Técnico Superior en Imagen y Sonido. Amante del deporte: Fútbol, baloncesto, balonmano, tenis, ciclismo, rugby... Apasionado de los idiomas. Italiano e inglés.

No hay comentarios