Una «complicidad creativa» digna de ser disfrutada en Valladolid

FuenteEuropa Press
Imagen de la exposición. Fotografía: Europa Press

El Museo Patio Herreriano de Valladolid acoge desde este lunes, por primera vez en España, la exposición ‘Inseparables’, que reúne más de un centenar de fotografías de Gabriel Cualladó y Francisco Gómez. La muestra discurre por la «complicidad creativa» y la relación de amistad entre estos dos fotógrafos «inseparables».

Compuesta por una selección de fondos de la colección de la Fundación Foto Colectania, la exhibición se podrá visitar hasta el 16 de junio, según han informado fuentes municipales en un comunicado recogido por Europa Press.

A la presentación de la misma han asistido la concejal de Cultura y Turismo, Ana María Redondo, y el director de la Fundación Foto Colectania y comisario de la muestra, Pepe Font de Mora.

La «sintonía» que Cualladó y Gómez tuvieron desde que se conocieron y que mantuvieron a lo largo de sus vidas, les ayudó a definir con «mayor claridad» sus universos fotográficos, por lo que formaron uno de los «mejores tándems» de creadores.

Durante la década en los sesenta las figuras de Cualladó y Gómez tomaron un «gran» protagonismo en los grupos donde se integraron, como La Palangana o Afal, que renovaron la fotografía de la época. Aquella camaradería y predisposición a compartir sus trabajos, unido al carácter discreto que compartían, se combina en el caso de Cualladó con la gran convicción que reflejan buena parte de sus retratos; Gómez tiene una mirada más introspectiva, que volcó en una obra poética.

Así, en la exposición destacan los corpus de trabajos y las series «más emblemáticas» de los autores, por encima de la revisión de las muestras y trabajos que realizaron en común.

De este modo, el espectador podrá descubrir los vínculos entre sus trayectorias y encontrar las resonancias entre sus obras precisamente al contrastar los conjuntos de imágenes y temáticas de cada uno de ellos.

En ‘Inseparables’, se muestra la complicidad creativa y la relación de amistad entre dos grandes maestros de la fotografía española. Además, la colección de la Fundación Foto Colectania cuenta con una extensa representación de obras de fotógrafos portugueses y españoles, de la que forman parte más de un centenar de obras de Gabriel Cualladó, así como el Archivo del fotógrafo Francisco Gómez.

Gabriel Cualladó y Francisco Gómez

Los fotógrafos amateurs de los años sesenta compartían salidas para fotografiar e intensos debates en las agrupaciones fotográficas. Cualladó y Gómez se conocieron en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid y pronto sintonizaron. Además de las salidas por los alrededores de Madrid, desarrollaron diversos trabajos en otros lugares. La mirada de Gómez sobre los límites de la ciudad, los detalles de medianeras y edificios mostraban un grado de modernidad que fue potenciándose con su relación con la revista Arquitectura y su aproximación a la fotografía de Arquitectura.

Francisco Gómez prestó especial atención a lo largo de toda su obra personal a las imágenes de interiores. En esta selección podemos descubrir tomas que integró entre los iconos de su trabajo personal desde el inicio de su trayectoria, pero fue en la década de los ochentas cuando dedicó una especial dedicación a esta temática:

Francisco Gómez

Francisco Gómez (Pamplona, 1918-Madrid, 1998) es uno de los fotógrafos que formó parte del intenso proceso de renovación de la fotografía española acaecido a mediados del siglo XX.

Ingresó en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid en 1956, pero muy pronto pasó a formar parte de algunos de los principales movimientos y grupos fotográficos surgidos en nuestro país a partir de los años cincuenta: el grupo AFAL, La Palangana o La Escuela de Madrid. Dentro de este contexto, su trabajo, siempre singular, se sitúa entre el realismo y la abstracción, la fotografía subjetiva y el neorrealismo.

Su trayectoria dio un giro y cobró nuevos impulsos cuando empezó a colaborar con la revista Arquitectura en 1959, trabajando para la misma hasta 1974. Esta vinculación hizo que su práctica fotográfica se diversificara enormemente, abriéndose también desde entonces a géneros como la fotografía de arquitectura, el reportaje o una incipiente práctica documental urbana.

En noviembre de 2001, los herederos de Francisco Gómez acordaron con la Fundación Foto Colectania la donación del archivo fotográfico del autor, formado por más de 24.000 negativos y cerca de 1.000 copias del autor.

Gabriel Cualladó

Gabriel Cualladó (Massanassa, 1925 – Madrid, 2003), junto a Francisco Gómez, es uno de los representantes más conocidos de la fotografía española de los años sesenta y a su vez recibió el reconocimiento de los críticos, siendo el primer galardonado con el Premio Nacional de Fotografía en 1994.

Ingresa en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid en 1956, mostrando desde un principio una gran inquietud por crear grupos como La Palangana, donde trabajó junto a Francisco Gómez, Francisco Ontañón, Leonardo Cantero, Joaquín Rubio Camín y Ramón Masats, y formando parte de entidades como el grupo Afal, para renovar los ortodoxos planteamientos estéticos del momento. A partir de los años ochenta participó en encargos o propuestas suyas como El Rastro, L’Albufera, una visió tangencial o los Recorridos de Arco.

La obra de Cualladó destaca por una destilada influencia de los clásicos internacionales y una extraordinaria habilidad para el retrato próximo y directo en contraste con la dureza de los positivados de sus copias que confieren a sus imágenes su característico halo de fantasía, un rasgo que comparte con Francisco Gómez, quien lograba que lo real entrase en el ámbito de lo imaginario con tan sólo fijar un detalle o encuadrar una pared. Su última restrospectiva, Cualladó Esencial, se expone actualmente en Barcelona.

No hay comentarios