Mis almuerzos con… el pianista vallisoletano Oscar Lobete

Mañana sábado actúa en el Teatro Calderón en un recital lírico.

FuenteSantos García Catalán
El pianista Óscar Lobete.

Simpático, buen conversador, ameno, culto, extrovertido. Además le gusta el arte del buen torear y del buen yantar. Así es Oscar Lobete, un palentino de nacencia, -con ascendencia de Paredes de Nava- pucelano de adopción… y de corazón que a los 16 años había terminado la carrera de piano en el Conservatorio Superior de Salamanca.

Clásicos de la música, pero no zarzuela

Este pianista de lo clásico ha sobrepasado los 40 años enganchado a un teclado y recorriendo medio mundo. Adora a Mozart, Beethoven, Bach y, a pesar de vivir en el legendario barrio “4 de Marzo”, rodeado de calles tan zarzueleras como Turina, Falla, Granados, Chueca, Albéniz, etc., no traga con el género chico. “Te aseguro que es pura coincidencia lo de vivir en esta zona”, nos dijo Oscar con franqueza.

En “La Criolla”

Nos conocimos por un casual en una noche de “fuga criollera” (los chicos de “la Fuga” cenando en La Criolla) y cuando los candeales empezaron la jarana se nos acercó este joven para unirse al grupo. “Usted no me conoce a mí, maestro, pero yo sí, y además soy amigo de su hija Nati”-dijo Lobete en tono cordial-. Desde entonces mantenemos buena sintonía.

La “frugal” comida con rosado

Cuando Lisboa se lo permite regresa a su casa vallisoletana para descansar o para trabajar y entonces suele saludar a los amigos y conocidos para tomar un vino. Y lo paladeamos en “El Picoteo de Ely”, la cafetería del viejo matadero, anexo a la piscina, donde María José Guadilla, ahora un tanto averiada de un dedo, sigue cosechando éxitos culinarios.

Y el rosado en forma de “Salvueros” se alargó en demasía y terminamos a las tantas después de haber devorado dos platos combinados: Oscar tomó dos huevos fritos con patatas y panceta y un servidor se despachó con un filete, patatas y ensalada. De entrada tomamos dos pinchos de una sabrosa tortilla de patatas y verdura, no en vano doña Ely se ha medido con campeones de España en estos menesteres.

Una deliciosa torrija compartida, acompañada de café, puso fin a la “frugal” comida que nos sirvió Yolanda, la eficaz camarera del Picoteo. Y hablamos sin parar entremezclando los quehaceres musicales de Oscar con el toreo, la política y la vida cotidiana. Entonces surgió la idea de escribir este artículo en honor de mi invitado, aunque al final él se hizo cargo de la cuenta, a pesar de que fui yo quién convino el encuentro.

Lisboa

Oscar me habló de su nueva actividad musical en Lisboa, en cuyo Teatro Nacional de San Carlos, (un santuario de la ópera en el bohemio barrio de Chiado) donde el pianista vallisoletano acompaña a las celebridades del bel canto.

“Ahora solo hago clásico, que es donde mejor me desenvuelvo, ya pasó a la historia mis incursiones en la música flamenca, jazz, etc. que, sin duda, me sirvieron de una enorme experiencia, tanto en la faceta musical como en la humana”.

Con Ketama, Estopa, Sabina, etc.

Hay que recordar que Oscar Lobete, desde muy joven, ha ido acompañando a grupos tan populares como Ketama y Estopa, así como a cantantes y músicos españoles de la talla de Sabina, Serrat, Alejandro Sanz, Pitingo, Poveda, etc. “Estopa y Alejandro Sanz han sido los que mejor han pagado a sus músicos con diferencia”, remacha Oscar denotando satisfacción.

Plácido Domingo y Ainhoa Arteta

Otra de las etapas brillantes de nuestro personaje fue cuando acompañó al gran Plácido Domingo en Nueva York y la continua relación musical que mantiene con Ainhoa Arteta, donde cada nochevieja comparte alegría e ilusiones junto a un selecto grupo de artistas y amigos en la propia casa de la soprano en San Sebastián.

Actuaciones y presentaciones internacionales

En su currículum figuran presentaciones en 2016 en EE.UU, Holanda, Bélgica e Italia realizando recitales en salas tan prestigiosas como Carnegie Hall (NYC).

También desde 2016 tiene la oportunidad de colaborar como pianista en las clases vocales de la Maestra Ruth Falcon en la prestigiosa Mannes School of Music de Nueva York.

Realiza su primera dirección musical en Nueva Delhi (India) poniendo en escena la zarzuela “El Niño Judío”. Y en Abril de 2017 dirige “La Vida Breve” y “El Retablo de Maese Pedro” (M. De Falla) en Nueva Delhi (India).

En el “4 de Marzo” y los recuerdos

Y rematamos la tarde en su casa, un templo musical en pleno Paseo de Zorrilla, donde Oscar Lobete disfruta con su piano, sus composiciones y sus recuerdos, que son muchos y buenos. La habitación dedicada a la música está repleta de discos LP, casettes y cd. Y paciente aguarda un retrato de Beethoven, apoyado sobre un sillón, a la espera de encontrar hueco en la repleta pared.

Entre los recuerdos más valiosos por lo sentimental están los cientos de fotografías que el músico nos va mostrando con orgullo desde el ordenador: Plácido, Ainhoa, Sabina, Serrat, Morente, Poveda, Lolita, los Carmona (Ketama) con el patriarca “Habichuela”, etc. Hay una fotografía añeja que guarda como un tesoro: Imperio Argentina, Manuel de Falla y el pianista Rubinstein. Todas ellas las mostramos en una amplia galería.

Y no podía faltar la de algún torero como Curro Romero, quién junto al guitarrista Manolo Sanlúcar flanquean a nuestro personaje. “Santos, en los toros me gusta el arte de Morante y la estética de Manzanares. Y de su padre me encantaba la suavidad y cadencia de su toreo”.

Oscar nos confesó que tuvo algún acercamiento político en su etapa de bachillerato y que algún partido le había tirado los tejos. Y nos confesó cosas impublicables como sus amores con hijas de gentes de la farándula.

Y quedaron tantas otras en el tintero que hemos acordado una próxima cita donde volveremos a gozar de la buena mesa y de la amistad.

Lo dice una cita bíblica: “Una amistad dulce refresca el alma”.

Gracias, Maestro. Mañana iré a aplaudirte al Calderón.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No hay comentarios