Crónicas urbanas…y semanasanteras (II)

La calle Goya se llena de emoción con un escaparate dedicado a la Virgen de las Angustias

FuenteSantos García Catalán

Ya huele a Semana Santa en Valladolid, es tiempo de pasión y reflexión para la comunidad cristiana. Y también tiempo de exhibir la liturgia semanansantera como ya viene siendo habitual en la familia Angulo desde hace dos décadas.

Volvimos, un año más, al 37 de la calle Goya y nos recibe don Alejandro Angulo a la puerta de su escaparate donde, a sus 81 años, sigue viva la tradición de exhibir todo el arsenal de bártulos dedicados a la importante semana de pasión vallisoletana.

“Empezamos con escaparates dedicados a la Semana Santa de Valladolid y luego seguimos con la feria y la Navidad”, nos dice ilusionado este artesano de la tapicería quien, junto a su sobrino Alejandro, son cofrades de tres hermandades.

La delicada labor artesana de este octogenario la traspasa a los escaparates de su invención donde no falta detalle. En el supuesto altar, colocado sobre un precioso mueble lacado, destacan tallas de la escuela castellana como un cristo (siglo XVII) y una virgen de vestir. Debajo un reclinatorio y, al lado, una corneta propia de las bandas procesionales. El detalle de los jarrones de flores es una auténtico detalle sensible por parte de don Alejandro.

Destaca junto a la talla de la virgen unas medallas de la familia. “Son -nos dice el maestro artesano- de La Sagrada Cena, Angustias y Veracruz, en distintas versiones y años de las que formamos parte mi sobrino y yo. Y el Niño Jesús es una talla, también de la escuela castellana, que viste el hábito de la Virgen de las Angustias”.

Folletos y revistas de los años 30 y 40 se exhiben a los pies del niño. Y justo encima de tres túnicas o hábitos (Sagrada Cena, Angustias y Veracruz) cuelgan varias fotografías de distintos pasos procesionales. Una lámpara de cristales de los años 50 ilumina un escaparate montado con auténtica pasión y emoción a la Semana Santa vallisoletana.

Ya en el taller don Alejandro nos mostró otra talla de un niño al que le estaba cambiando el hábito. Y entre las numerosas fotografías que cuelgan por las paredes del local nos llama la atención una figura corpulenta. Es la de don Antolín de Santiago rodeado de la familia Angulo. Un ilustre personaje que fue alcalde de Valladolid y gobernador civil de Cádiz, entre otros. Todo un señor al que tuve el honor de conocer y que me brindó su amistad.

No hay comentarios