Prórroga para disfrutar con el buen arte en el Patio Herreriano

Dos exposiciones se alargan hasta el próximo 17 de marzo.

El Museo Patio Herreriano de Valladolid ha prorrogado, hasta el próximo 17 de marzo, las dos exposiciones que rinden homenaje al pintor vallisoletano Fernando Sánchez Calderón.

La muestra, cuya clausura estaba prevista inicialmente para este domingo, 24 de febrero, se prorroga hasta el 17 de marzo. Las dos exposiciones rinden homenaje al pintor vallisoletano Fernando Sánchez Calderón y se pueden ver en las salas 6 y 7 del museo.

El Ayuntamiento de Valladolid acogió en 2013 el legado del pintor Fernando Sánchez Calderón (Valladolid 1951) compuesto por un total de 491 obras, según ha recordado el espacio museístico a través de un comunicado remitido a Europa Press.

Recorrer cronológicamente la obra de Sánchez Calderón proporciona una visión clara de su evolución por conseguir la esencialidad de la pintura. En los años 70 realiza una pintura figurativa, lenguaje que abandona a principios de los 80 por el expresionismo abstracto, centrándose en el color y la gestualidad de la pincelada.

En esta etapa son elementos constantes, figuras esbozadas de objetos aislados, figuras humanas, caballos, y referencias al paisaje. Posteriormente, en los años 90 evoluciona hacia un proceso de depuración formal en el que la geometría y el espacio son la base de su trabajo. Fruto de su experimentación son los soportes de forma romboidal y circular, llegando incluso a la tercera dimensión con obras que sobresalen de la pared y se basan en combinaciones de planos.

El espacio seleccionado para mostrar las obras es la sala 6 del Museo Patio Herreriano, un espacio diáfano y de gran altura en el que se podrán apreciar en toda su magnitud los cuadros de gran formato que emplea Sánchez Calderón. La disposición interior de la misma obedecerá a un criterio de equilibrio estético, tanto en colores, como en formas.

Junto con esta sala 6, se mostrará otro proyecto complementario en la sala 7, titulado ‘Contextos pictóricos de los años 80 y 90’. Una selección de obras y de once artistas, seleccionadas de los fondos de la Asociación Colección Arte Contemporáneo y de la Colección de Arte Contemporáneo Español de Naturgy, depositados en el Museo Patio Herreriano, y que conforman un contexto pictórico de dichas décadas en España de manera que el visitante pueda conectar la obra de Fernando Sánchez Calderón con la de artistas que están trabajando en los mismos años con planteamientos artísticos comunes, como son: Elena Asins, Joaquim Chancho, Gerardo Delgado, Joan Hernández Pijuan, David Rodríguez Caballero, Manuel Salinas, Soledad Sevilla, Juan Suárez, Jordi Teixidor e Ignacio Tovar.

A esta selección de pintores de la sala 7, se suman varias obras de Fernando Sánchez Calderón, que estarán ubicadas, a modo de introducción, en el primer ámbito de la sala 7. El objetivo principal es establecer un diálogo entre las obras de Sánchez Calderón y las de los artistas que conforman la pintura de ambas décadas en nuestro país.

Entre estos artistas y Sánchez Calderón no hay un vínculo de amistad, ni forman un grupo. Todos ellos son pintores que comparten un mismo contexto, asimilan el cambio que se produce en España con la irrupción del Expresionismo Abstracto y el retorno a la pintura en los años 80, periodo que ha sido analizado recientemente, a través de la exposición ‘Retorno a la pintura’, y más tarde, en la década de los 90, el desarrollo de la Abstracción Geométrica, el Minimal y el cálculo por ordenador aplicado al arte. Por lo tanto entre sus obras se crean conexiones.

El visitante, a lo largo de su recorrido, construirá puentes entre las obras de Sánchez Calderón y del resto de artistas, puesto que comparten los mismos conceptos. Por ejemplo el gesto y la pincelada de Manuel Salinas y Hernández Pijuán, la expresión del color a través de las bandas de Delgado, Teixidor y Tovar, el desarrollo de la geometría, la línea, la trama, basadas en la bicromía del blanco y el negro con las obras de Elena Asins, Soledad Sevilla y Juan Suárez y el salto a la tridimensionalidad de la pintura a través de David Rodríguez Caballero.

No hay comentarios