Las máquinas de Leonardo da Vinci cobran vida

El Museo de la Ciencia de Valladolid presenta una exposición con medio centenar de aparatos de todo tipo que diseñó el genio del renacimiento

Tres siglos antes de que se inventara la bicicleta, Leonardo da Vinci ya diseñó un boceto de cómo podría ser el vehículo de dos ruedas, con manillar, un plato, una cadena y bielas. Aquél dibujo de Leonardo toma ahora forma de la manera más fiel posible, realizado por expertos artesanos italianos que han utilizado materiales de aquella época del siglo XV como la madera, el hierro, la cuerda o el tejido, para construir este prototipo de bicicleta que forma parte del centenar de máquinas y artilugios que se pueden ver en la exposición ‘Máquinas de Leonardo da Vinci’.

El Museo de la Ciencia ha inaugurado este jueves la muestra, que permanecerá abierta hasta el 23 de abril y se puede visitar con una entrada de 4 euros. La directora del Museo, Inés Rodríguez, ha explicado en la presentación que esta exposición, que se puede ver por primera vez en España, “tiene el componente especial de que las máquinas permiten interactuar, aprender tocando, jugando y probando, se entiende muy bien y por eso nos gusta tanto”.

La exposición está desarrollada por la empresa polaca Araneus, cuyo representante Szymon Przebinda ha recordado que ya colaboraron con el Museo de la Ciencia con una muestra de arañas y ha incidido en el cuidado que han tenido “en la construcción de todas las máquinas de la exposición”.

La muestra conmemora el quinto centenario de la muerte de Leonardo da Vinci (1452, Anchiano – Vinci, Italia – 1519, Amboise, Francia); polímata renacentista conocido principalmente por su destacado talento como ingeniero, inventor y pintor.

Entre otras aplicaciones prácticas, los visitantes podrán comprobar el funcionamiento de una cadena, invento que sigue utilizándose actualmente sin apenas modificaciones; levantar y mover peso gracias a la grúa giratoria, máquina utilizada para la construcción de todo tipo de cúpulas; experimentar con el mecanismo de propulsión de un barco de paletas; o sorprenderse con el reflejo infinito de la cámara de espejos.

La exposición se completa con una veintena de reproducciones de famosas pinturas del artista, como ‘La Mona Lisa’ (La Gioconda), ‘La última cena’ o el ‘Retrato de un músico’; la mayoría de ellas en el tamaño y formato originales.

No hay comentarios