Lolita: “No me gusta hablar de feminismo, esto es arte”

'Fedra', escrita por Paco Becerra y dirigida por Luis Luque, pasará por el Teatro Calderón de Valladolid este fin de semana

Presentación de 'Fedra' en el Teatro Calderón (Foto: Europa Press).

La actriz Lolita Flores dará vida a Fedra en la obra homónima de Paco Bezerra que, bajo la dirección de Luis Luque, se pondrá en escena este fin de semana en el Teatro Calderón de Valladolid y sobre la que su protagonista evita poner apelativos: “No me gusta hablar de feminismo ni meter etiquetas, esto es arte”.

En la rueda de prensa de presentación de ‘Fedra’, que se representará este viernes y el sábado a las 20.30 horas, así como el domingo a las 19.30, Lolita se ha referido a su personaje como una mujer “libre” que ama “con todas las consecuencias”. “Muchas veces cuando amamos tiramos por la calle de en medio”, ha señalado en declaraciones recogidas por Europa Press en las que ha comparado este mito griego con muchos de los “amores imposibles” que se dan hoy en día.

Como ha reconocido la actriz, se trata de la primera vez que se sube al escenario para hacer una tragedia, concretamente con un papel que en su día deseo interpretar su madre, la célebre Lola Flores, si bien de esto Lolita se enteró después de estrenar la obra.

En el escenario, Lolita está acompañada por Juan Fernández, quien da vida a Teseo, un rey más pendiente de sus deberes como “hombre de Estado” que como cabeza de familia, y cuyo mundo “se derrumba” al descubrir que Fedra, su segunda esposa, se ha enamorado de su hijo predilecto, fruto de su primer matrimonio, Hipólito, a quien interpreta Críspulo Cabezas.

Así, Fernández ha definido a su personaje como una “víctima” y ha rechazado encasillarlo como “el malo”, sino más bien como “un ser humano que reacciona” cuando “se hunden sus cimientos”, una reacción “dura” propia “de un rey acostumbrado a ser tratado como tal”.

Precisamente sobre esto, Tina Sáinz, que en la obra desempeña el papel de Enone, la criada y fiel ama de Fedra, se ha mostrado contraria a ver los personajes como buenos o malos. “Los buenos y los malos sólo existen en los malos guiones”, ha aseverado antes de añadir que la gente “a veces se comporta de forma extraña para la mayoría y a veces de forma que agrada a la mayoría”, lo que lleva a que la etiqueten de una forma u otra.

Una Fedra de “carne y hueso”

Sáinz ha destacado la “valentía” de Fedra, una mujer que “se enamora sin fisuras” y un personaje dibujado por Paco Bezerra “de carne y hueso, muy a ras de suelo”. Por ello, ha ensalzado la “forma magistral” en que el autor ha trasladado al presente figuras de la Grecia clásica.

Así, se ha referido al “amor incondicional” de Enone hacia Fedra, propio de “quien no ha amado y ama a través de otra mujer”, al tiempo que ha calificado de “gran acierto” la conversión de Hipólito “en un ecologista concienciado” y la “ambigüedad sexual” que rodea a este personaje.

El actor que interpreta a este príncipe griego, Críspulo Cabezas, ha definido a su personaje, del que se enamorará Fedra pese a no ser correspondida, como alguien “que odia todo lo relacionado con palacio por haberse criado en él”, lo que explica, a su juicio, esa reacción de rechazo hacia el afecto que le muestra su madrastra. Frente a ese desapego al ser humano, al lujo palaciego y a los “tejemanejes” de la política, decide refugiarse en el bosque y la naturaleza.

Completa el elenco Eneko Sagardoy, el cual da vida a Acamante, hijo de Teseo y Fedra, que representa “la cara más rígida del reino” junto con su padre y del que ha destacado como “machista, ambicioso y mezquino”.

Lolita ha enfatizado la complicidad entre los cinco actores, los cuales son “uno” al subirse al escenario, lo que hace que “compense” todos los “madrugones, viajes y lejanía de la familia” que conlleva la gira de este montaje coproducido por el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y Pentación Espectáculos.

A la hora de preparar su papel, la actriz confiesa que ha evitado ver otras Fedras para no quedar influenciada por sus interpretaciones, mientras que su compañero Críspulo Cabezas ha alabado el texto de Bezerra por describir unos personajes “muy humanos” que “todos son víctimas”.

No hay comentarios