La valla de la vergüenza ante San Pablo

El escultor vallisoletano Eduardo Cuadrado muestra dentro del TAC la instalación permanente ‘Sombras de ilusión’

Es una imagen que no por repetida pierde dramatismo. Miles de personas intentando superar vallas y barreras, fronteras y mares cada día en busca de un futuro, de una vida, huyendo de la guerra y la violencia; pero frenados por las alambradas y las concertinas. La crisis de los refugiados, la indiferencia occidental, nuestro girar la mirada, se han encontrado en el Festival de Teatro y Artes de Calle (TAC) de Valladolid.

La valla de la vergüenza se ha transportado esta vez ante las puertas de la iglesia de San Pablo, en el corazón de Valladolid, gracias a la instalación permanente que estos días ha sorprendido a cientos de viandantes que se han encontrado con ‘Sombras de ilusión’, la obra del escultor vallisoletano Eduardo Cuadrado.

Los cuerpos desgarrados, desfigurados, impotentes ante la negativa que ofrece la valla ante la demanda de otra realidad, ante el deseo y la urgencia de un cambio. Una sacudida más a la conciencia europea y la gestión de sus límites territoriales.

Eduardo Cuadrado

Eduardo Cuadrado se formó como artista en centros privados y en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Valladolid. Dedica su trabajo creativo casi con exclusividad –también ocasionalmente ha practicado la pintura, la fotografía y la producción multimedia– a la práctica de una escultura en la que predomina el uso del metal, la fibra de vidrio, el poliéster y el plástico.

Actualmente es uno de los artistas más significativos de Castilla y León, habiendo ganado en 1997 la Medalla de Oro, Trofeo Internacional Lorenzo el Magnífico, en la I Bienal Internacional de Florencia. La constante temática en su obra es el ser humano, pero en el grado extremo de pobreza, decadencia física y soledad.

No hay comentarios