Once películas competirán en Punto de Encuentro en la Seminci

En la 62 edición del festival

Una imagen de 'Stebuklas' (Foto: Seminci).

La sección Punto de Encuentro, una apuesta de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) por el cine independiente y que sean primeros o segundos films de ficción de sus realizadores, contará en la 62 edición con once películas.

En esta ocasión, los films seleccionados proceden de muy diversos países –Túnez, Lituania, Argentina, Brasil, México, República Checa, Israel o Canadá- y reflejan, en muchos casos, la infancia y adolescencia golpeada por circunstancias del entorno familiar y social, así como otras cuestiones, como la inmigración o el desempleo.

Las películas que participan en esta sección, nueve óperas primas y dos segundas películas, aspiran al Premio al Mejor Largometraje, dotado con 15.000 euros para el director del  film ganador. En próximas fechas, se anunciarán nuevos títulos que completarán la selección de Punto de Encuentro.

Estrenada en la sección Un Certain Regard del pasado Festival de Cannes, Aala Kaf Ifrit (Beauty And The Dogs, Tunez/Francia/Suecia/Noruega/Líbano/Catar/Suiza), es el segundo largometraje de la directora tunecina Kaouther Ben Hania. Inspirada en una noticia publicada por la prensa tunecina en 2012, la película sigue el terrible peregrinaje de Mariam, una joven estudiante  que sale a divertirse como muchas otras noches: fiesta privada, pista de baile, complicidad con sus amigas y flirteo con un simpático desconocido, con quien acepta dar un paseo por la playa. Pero entonces comienza una noche de pesadilla, un paso al lado oscuro de la ley, una búsqueda desesperada y kafkiana para obtener justicia tras una violación.

Adiós entusiasmo (So Long Enthusiasm, Argentina/Colombia), es la primera película de Vladimir Durán. Axel, de diez años, vive con su madre y tres hermanas en un apartamento en Buenos Aires en una familia muy normal. Su piso es un hogar acogedor donde tocan música, comen, duermen y discuten como cualquier familia, excepto por un detalle: Margarita, la madre, vive encerrada en una de las habitaciones. Los niños se comunican con ella a través de una pequeña ventana, dándole mantas, libros y celebrando su cumpleaños en el pasillo.

As Duas Irenes (Two Irenes, Brasil), ópera prima de Fabio Meira, trata sobre Irene, una niña de 13 años que vive en una pequeña ciudad del interior de Brasil, en el seno de una familia rica tradicional. Un día, descubre que su padre tiene otra hija de su misma edad, también llamada Irene. Se encuentra con su recién descubierta hermana en secreto, y descubre que la nueva Irene es completamente diferente, más madura y segura de sí misma, cosa que le fascina. Decide emular la doble vida de su padre y comienza a actuar como él, entrando en un juego lleno de secretos y mentiras.

Ayúdame a pasar la noche (Help Me Make It Through the Night, México), primer largometraje de José Ramón Chávez Delgado, presenta tres días en la vida de Patricia, una mujer con ludopatía; su esposo Rodrigo, quien planea echarla de casa; y sus hijos Luis, quien va a casarse, y Carlos, un niño de 10 años que intenta arreglar todo con los recursos que tiene a su alcance. Un accidente les hará replantear sus decisiones, ya que uno de ellos, según los médicos, no sobrevivirá a esa noche.

En  (The Burglar, Israel), segunda película de la realizadora Hagar Ben-Asher, la madre de Yaeli desaparece súbitamente sin dejar ningún mensaje, dejándola sola y sin recursos para pagar el alquiler, a pesar de tener dos empleos. Por si fuera poco, unos ladrones entran en su casa. Superada por los acontecimientos, Yaeli cambia su comportamiento y se convierte a su vez en ladrona. Sintiendo que se le ha arrebatado su propia vida tras la marcha de su madre, Yaeli parece decidida a vivir en una vida imaginaria, hecha de objetos y pedazos arrancados de las vidas de otras personas.

Hoy partido a las tres (Argentina), primer largometraje de Clarisa Navas, es una película sobre ‘Las indomables’, un equipo de fútbol femenino del nordeste argentino. Las jugadoras aguardan con ansiedad el comienzo de un torneo deportivo local. Durante la espera suceden amores, conflictos, política y hasta una lluvia que acecha a la pasión por la que están ahí: jugar al fútbol cueste lo que cueste. A medio camino entre el documental y la ficción, sus protagonistas son las jugadoras reales del equipo de fútbol.

Never Steady, Never Still (Canadá) es la ópera prima de Kathleen Hepburn, en la que narra cómo, Judy enferma de Parkinson durante más de dos décadas, afronta la terrible situación de ver cómo su marido y cuidador muere repentinamente de un ataque al corazón. Su hijo adolescente Jamie, empujado por su padre a trabajar en los campos de petróleo, está aterrorizado con la idea de suplir a su padre siendo apenas un adolescente, y lucha contra la obligación de convertirse en un hombre en un mundo en el que no hay sitio para los débiles.

Paris La Blanche (Francia/Catar), debut tras las cámaras de Lidia Leber Terki, habla de la búsqueda de Rekia, una mujer argelina de mediana edad, de su marido, Nour, uno de tantos que emigraron a Francia en los años 70. Al cabo de cuatro años sin noticias de él más allá del dinero que le manda, decide viajar a París para encontrar a Nour y llevarlo de vuelta a su hogar con su familia. La mujer se embarca, así, en una aventura a través del Mediterráneo hasta la capital francesa, donde conocerá a mucha gente que tratará de ayudarla.

Spína (Filthy, República Checa/Eslovaquia), primer largometraje de ficción de Tereza Nvotová, trata sobre la joven Lena, una chica de 17 años que anhela libertad y aventura. Su inocencia se rompe bruscamente cuando su profesor, al que todos sus compañeros adoran, la viola en su propia casa. Lena esconde el secreto, incluso a sus mejores amigos, y se sitúa en un viaje a través del cual lucha no sólo contra la incomprensión de la sociedad, sino también contra ella misma.

Stebuklas (Miracle, Lituania/Bulgaria/Polonia/Reino Unido), primer trabajo de Egle Vertelyte, está ambientada en la Lituania de 1992, justo cuando el capitalismo desplaza al comunismo. En este contexto, la pequeña granja de cerdos que regenta Irena pasa por verdaderos apuros. Irena lucha por mantener su negocio y a sus empleados, cuando un apuesto americano, llamado Bernardas, llega al lugar y promete salvar la granja, alterando no sólo la rutina familiar de Irena, sino de todo el pueblo. Irena empieza a sentirse atraída por él, pero al mismo tiempo sospecha que sus intenciones no son totalmente inocentes.

Sventasis (The Saint, Lituania/Polonia), debut tras las cámaras de Andrius Blazevicius, narra cómo la crisis financiera de EE UU en 2008 alcanza incluso a un pequeño pueblo lituano. Vytas es despedido y busca un nuevo trabajo, pero la situación se vuelve aún más difícil cuando, convencido de haber encontrado por fin el trabajo ideal, sus jefes se echan atrás alegando que contratarlo había sido un error. Sin objetivos en la vida, lo único que le queda es el romance que mantiene con una peluquería llamada Marija y su obsesión con una cinta de video de un hombre que afirma haber visto a Jesús.

No hay comentarios

Dejar respuesta