Berruguete llena el Museo Nacional de Escultura de curiosos

Casi 3800 visitantes han presenciado la exposición 'Hijo de Laocoonte. Alonso Berruguete y la Antigüedad pagana'.

Una de las obras de la exposición.

Un auténtico éxito. Eso es lo que está siendo hasta el momento la exposición ‘Hijo de Laocoonte. Alonso Berruguete y la Antigüedad pagana’ ha batido récord de visitas con un total de 3.754 visitantes desde que se inauguró en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid el pasado día 4 de julio.

En la primera semana de apertura de esta muestra, dedicada al imaginero castellano Alonso Berruguete, visitaron la exposición 2.121 personas, lo que provocó que, incluso en determinados momentos, se formaran colas en la entrada al Palacio de Villena donde se encuentra.

El Museo Nacional de Escultura atribuye el éxito de concurrencia a la “dimensión y el atractivo” del personaje tratado, Alonso Berruguete, cuya obra forma parte de la genética española a nivel local y nacional.

A ello también contribuye el interés suscitado por las grandes exposiciones que el Museo organiza cada verano La gran repercusión mediática, un horario más flexible y ampliado de visita y la gratuidad de la muestra, son finalmente otros factores decisivos en las cifras alcanzadas.

Además, el Museo Nacional de Escultura ha pretendido mantener despierto el interés y la mirada sobre la exposición organizando, como cada verano, un programa de actividades que comprende los meses de julio a noviembre, recreando la biografía y la personalidad artística de Berruguete como nuevo tipo de creador.

El programa musical de julio ‘Mil y un viajes’, y el recital de piano de octubre ilustran el lazo entre “crear” y “viajar” que se inaugura en el Renacimiento y la inspiración viajera de los compositores.

En agosto, un ciclo de cine narra la vida de artistas que defienden su vocación como una idea fija, y se enfrentan a las convenciones sociales.

Septiembre propone cursos y encuentros de investigación sobre la persistencia y los cambios de la imagen religiosa contemporánea y sobre el influjo de la Antigüedad en las artes del siglo XVI.

No hay comentarios

Dejar respuesta