Restringen el uso del Nolotil: ¿es peligroso?

Sanidad no recomienda dar este medicamente a los turistas y en caso contrario solo en terapias cortas

Nolotil. Fotografía: Europa Press

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, ha recomendado no dar medicamentos que contengan metamizol, como por ejemplo el ‘Nolotil’ o la ‘Buscapina Compositum’, a turistas y, en el caso de aquellos a los que se pueda realizar un seguimiento, suministrarlo sólo en terapias cortas y a dosis “mínimamente eficaces”, vigilando la aparición de sintomatología indicativa de agranulocitosis.

Se trata de un medicamento comercializado desde hace más de 50 años en España con diferentes nombres comerciales, y que se suele indicar como un analgésico en distintas situaciones que cursan con dolor agudo moderado a severo, y como antipirético cuando otras alternativas no son eficaces.

El organismo ha lanzado esta recomendación tras revisar la situación en España con motivo de la notificación reciente al Sistema Español de Farmacovigilancia de casos de agranulocitosis, particularmente en pacientes de origen británico.

La información de los casos notificados en España indica que su número se ha incrementado en los últimos años de forma paralela al aumento del consumo de este analgésico, si bien ha asegurado que los datos disponibles “no posibilitan” el cálculo de la incidencia de aparición, por lo que considera probable que exista una \”importante infranotificación\” al ser una reacción adversa conocida.

Mayor riesgo en pacientes de edad avanzada

Además, tal y como ha señalado la AEMPS, los datos confirman también el mayor riesgo en pacientes de edad avanzada, algo ya conocido, si bien esta reacción adversa puede aparecer en cualquier momento del tratamiento y, en más de la mitad de los casos notificados en los que se dispone información, la duración del mismo ha sido superior a una semana.

Y es que, el uso de metamizol en España, en base a los datos de prescripción con cargo a recetas del Sistema Nacional de Salud (SNS) se ha duplicado en los últimos 10 años, siendo el aumento más acusado en los cinco últimos.

Por ejemplo, entre los años 2013 y 2017 se dispensaron en este ámbito 14,6 y 22,8 millones de envases de cápsulas respectivamente. Además, los datos procedentes de la base de datos ‘BIFAPb’ corroboran también un incremento de la prevalencia de uso de metamizol, con un mayor uso en pacientes de edad avanzada.

Con todo ello, la AEMPS ha aconsejado que cuando sea necesario utilizar estos medicamentos en un tratamiento prolongado, se realicen controles hematólicos periódicos, incluyendo fórmula leucocitaria; si bien ha destacado la necesidad de que antes de prescribirlos se lleve a cabo una anamnesis detallada para evitar su uso en pacientes con factores de riesgo de agranulocitosis. Finalmente, ha recomendado informar al paciente de que interrumpa el tratamiento en casos de aparición de signos o síntomas sugestivos de agranulocitosis.

No hay comentarios