vuelta al trabajo

Toda persona que entre al Ayuntamiento de Zamora tendrá que tomarse la temperatura

En concreto, la toma de temperatura se plantea como una medida preventiva para evitar los riesgos del COVID-19 en la reincorporación del personal a la actividad presencial en el trabajo: “Los centros de trabajo dispondrán de un termómetro sin contacto para valorar la fiebre o febrícula, teniendo en cuenta que, debido a la disparidad de sintomatología entre la población, incluso con casos asintomáticos, ante cualquier síntoma o sospecha puede hacer recomendable el ir directamente a casa”.  A esta medida que afecta también a los usuarios, se unen otras en función del tipo de trabajo desempeñado como las siguientes: mantener la distancia interpersonal de aproximadamente 2 metros, tanto en la entrada y salida al centro de trabajo como durante la permanencia en el mismo; instalar barreras físicas mediante mamparas de metacrilato con el fin de impedir el contacto directo en servicios de ventanilla; colocar distanciadores mediante señalizaciones a nivel de suelo que garanticen una distancia mínima de 1 metro en las atenciones al público; asegurar que la distancia interpersonal está garantizada en las zonas comunes y, en cualquier caso, evitar aglomeraciones de personal en estos puntos. Así mismo, en la medida de lo posible, en el acceso al centro de trabajo, se habilitará un sentido de entrada y otro de salida, y se limitará el aforo en los ascensores en función de su tamaño, priorizando su utilización por personas con discapacidad.

CCOO y UGT piden cumplir protocolos en Renault y CGT y TU vuelven a criticar que se retome la actividad

La marca del rombo ha marcado en el próximo 29 de abril la vuelta al trabajo