rey alfonso vi de leon

"Estupor y desagrado" por el futuro conjunto funerario del rey Alfonso VI de León en Sahagún

Pero parece que no todo el mundo está contento con esta remodelación y futuro emplazamiento del rey Alfonso VI. La ComunidadLeonesa.es ha enviado un enérgico comunicado con gran cantidad de errores históricos, que afirman contemplar con "estupor y desagrado" por alguno de los elementos incluidos en el mismo.A continuación reproducimos íntegramente su manifestación pública:Con alegría e ilusión leímos en la prensa que se había procedido a la colocación, en Sahagún, del nuevo sepulcro del rey Alfonso VI de León y de cuatro de sus esposas pero, cual no sería nuestra sorpresa y asombro al ver las fotos del mismo.No entraremos a comentar el hecho de que en un sepulcro en que yacen los restos de cuatro reinas se haya puesto la estatua yacente de una de ellas, aunque no nos parece oportuno, ni respetuoso para las tres a las que se oculta, siendo precisamente una de ellas la madre de la heredera del trono, la reina Urraca I de León, es un tema que daría para otro escrito pero hay cosas muchos más graves que nos preocupan, molestan y desagradan profundamente.Ciñe la cabeza del rey una corona en la que se repite machaconamente el emblema de Castilla, totalmente fuera de lugar por muchas y variadas razones:Alfonso VI, además de firmar su documentación como "Imperator Totius Hispaniae" la firmó como "Rey de León y de Galicia" hasta la conquista de Toledo y, a partir de dicho momento como "Rey de León y de Toledo" sin usar, en ningún momento el título de "Rey de Castilla", lo que no deja de ser comprensible si tenemos en cuenta que se trataba de un reino efímero que había durado únicamente seis años.El título de "Rey de Castilla" fue usado por su hermano Sancho entre el 27 de diciembre de 1065 y el 12 de enero de 1072, fecha ésta última en que se autocoronó Rey de León y a partir de cuyo momento, durante los nueve meses escasos (12.01.1072-07.10.1072) en que usurpó la corona leonesa, sólo se identificó como "Rey de León" en su documentación, olvidando el título castellano que había considerado más una afrenta a sus derechos de primogenitura que un honor.El castillo, como símbolo heráldico del Reino de Castilla, no aparece hasta un siglo después, en el reinado de Alfonso I de Castilla (al que pomposamente llaman VIII obviando que no hubo siete Alfonsos castellanos), tataranieto de Alfonso VI, y el primer documento en que figura un castillo es del año 1176, custodiado actualmente en la Catedral de Toledo.La corona que se ha utilizado es una copia de la corona de Sancho III (1258-1295) (al que denominan IV) de Castilla Y DE León que se conserva en la Catedral de Toledo, como fácilmente se puede comprobar (https://www.encastillalamancha.es/cultura/la-corona-de-sancho-iv-cedida-por-la-catedral-de-toledo-brillara-en-el-museo-arqueologico-nacional/?fbclid=IwAR1UpwOkgZB9QbT5Hrs6SNe_H7pZZBkrRpdllWXUsvKADr3AbCW8AoFXamk) es decir, dos siglos posterior a la existencia de Alfonso VI de León (1040-1109) y que, según afirma el resposable de Patrimonio de la Catedral de Toledo, era "para destacar el reino de Castilla".Y aquí llegamos al "summun" del ridículo cuando el autor ha llegado a afirmar que "puesto que las coronas (el artilugio en sí) se heredaban ¿quien puede decir que Alfonso VI no lució esta misma corona u otra similar?