restos fetales

El 'Rinconcito Blanco': un lugar especial en el Cementerio de Zamora para enterrar a los bebés nonatos

El Cementerio de Zamora cuenta a partir de ahora con un espacio especial destinado a la inhumación de los nonatos, para los padres que así lo deseen y procedentes fundamentalmente del hospital Virgen de la Concha. La propuesta de crear este espacio, denominado como 'Rinconcito Blanco', fue de la encargada del propio negociado del Cementerio con el fin de disponer de un un lugar específico destinado únicamente al enterramiento de estos restos fetales; de tal forma que los padres que sufren la pérdida de un hijo aún no nacido saben que cuentan con un lugar de referencia para su inhumación, lo que en muchos casos les ayuda a sobrellevar mejor esa pérdida y vivir su duelo de manera más emotiva. La iniciativa contó desde el primer momento con el respaldo de la concejala de Salud Pública y también con la colaboración de los propios trabajadores del Cementerio, así como de varios marmolistas de los que trabajan habitualmente en el recinto y de otros profesionales del sector.