residencia los tres arboles

Isabel Blanco desmiente que se prohibiera utilizar mascarillas a los trabajadores de Los Tres Árboles

Y para la entrada de tres zonas de aislamiento establecidas, la consejera asegura que hay disponibles EPIs y se contaba con "una zona para deshechar todo el material en un cubo de residuos". Más de 45.000 mascarillas y 18.000 guantesSobre la entrega del material sanitario necesario desde la Junta de Castilla y León, Isabel Blanco ha desglosado detalladamente el número de material sanitario entregado desde el 18 de marzo: 32.332 mascarillas quirúrgicas, 4.500 mascarillas fpp1, 8.475 mascarillas fpp2, 90 mascarillas fpp3, 1.415 gafas protectoras, 1.807 batas de un solo uso, 180 batas impermeables, 1.250 calzas, 100 gorros de malla, 18.400 guantes, 510 monos, 50 ponchos, 309 mandiles y 1.000 cubremangas.Un material que "el Coordinador de Enfermeras se encargaba de repartir y remplazar cuando era necesario, y que se entregaba uno u otro dependiendo del tipo de actividad", afirma. 

Denuncian "amenazas a los trabajadores" de una residencia pública de Zamora

La residencia de los Tres Arboles tiene 133 personas mayores residentes, de los que hay que lamentar 26 usuarios fallecidos, (12 de ellos confirmados por COVID-19, los otros 14 con síntomas), otros 29 que tenían la enfermedad y 22 más que la habían superado a fecha de hoy. Además, el índice de incidencia que esta enfermedad ha tenido entre los trabajadores no baja del 20% según las estimaciones del propio sindicato, "ya que la Junta de Castilla y León no facilita ese dato".CCOO explica que dicho email "no habla de cumplimiento de normas, o no pide seguridad o desprende preocupación para con los empleados públicos, sino que directamente señala los incumplimientos y sus consecuencias, en una especie de amenaza o aviso a navegantes".  "Es inaceptable"El sindicato considera "inaceptable" esta misiva y afirman lo siguiente: "Lo primero porque las formas ponen en duda la voluntad de los trabajadores de protegerse a ellos mismos, a sus compañeros y a los usuarios de la residencias. Lo segundo porque lo que debería hacer la Junta de Castilla y León, la Gerencia Provincial y la Dirección del Centro es agradecer los servicios extraordinarios prestados por estos trabajadores en un momento tan especial, poniendo en riesgo su salud, la de sus familias y la de los mayores a los que deberían cuidar; y acudiendo a sus puestos de trabajo en condiciones de seguridad que en muchos casos fueron inaceptables".