Rafael Torres

El caos y los jueces
Instruidos para combatir el caos, los jueces parecen últimamente impelidos a sumarse a él. Hace unas semanas en Cataluña, luego en Madrid y ahora en Alcázar de San Juan y Campo de Criptana, han tenido que anular las disposiciones que los poderes locales habían establecido en sus territorios para luchar contra el recrudecimiento de la pandemia, y ello porque, al parecer, esas disposiciones restringían unos derechos fundamentales que ni las comunidades ni los ayuntamientos pueden restringir, sino sólo el Gobierno de la nación, tras el visto bueno del Parlamento, decretando el estado de alarma.
Aprobado general
Bastaría una sola consideración para decretar el aprobado general para los alumnos de primaria, secundaria y bachillerato: lo merecen. Pero si alguien, alguna de esas comunidades autónomas que se aferran al absurdo imposible de una culminación "normal" del curso académico, necesita más consideraciones, ahí van un par de ellas: el curso ya está roto, y es inhumano añadir más angustia y zozobra a las que ya padecen los niños y los adolescentes con su encierro.
El drama de las residencias
Si todos estamos dejados de la mano de dios, los ancianos de las residencias lo están también de la de los hombres. O de la de los hombres y de las mujeres, si decirlo así complace a quien en éstas circunstancias dramáticas se andan aún con esas pejiguerías del lenguaje inclusivo.
Tanto niño preso
El confinamiento masivo es el único remedio que se conoce contra la propagación del virus, aunque, en realidad, no es un remedio, sino un repliegue instintivo. En tanto los infectados asintomáticos o no detectados, que son legión y que podemos ser cualquiera, pongan un pie en la calle, y lo ponemos casi todos por hache o por be (el trabajo, el perro, la basura, la compra, el cajero...), el bicho seguirá circulando, e hiriendo, y matando, hasta que lo atonte la luz y el calor del verano, pero quedarnos encerrados lo más posible salva vidas, como las salva esa consecuencia del enclaustramiento general que es el deterioro de la economía.