opinión artículo

Doña Urraca, 65 añazos 'virtuales'

Doña Urraca es su director -aunque se ponga rojo- disfrutando del fruto que nunca se pudre, Miguel Ángel, ese portento de la danza y los ritmos, ese torbellino que inunda el escenario, ese aire fresco que hace llevaderas las bochornosas noches de verano, ese guía que hace de los jóvenes la correa de transmisión para que Aliste y Sayago, Sanabria y Toro se fundan en un abrazo -el abrazo, o el beso, que todos queremos dar cuando esta pesadilla finalice- con la máxima expresión de las personas, que no es otra que la herencia ancestral hecha sentimiento.

Una mañana de radio inolvidable

Luego, Alsina lo aclararía todo al comentar que era una mañana de recuerdos, de amistad, de magia, de abrazos radiofónicos y en definitiva de cercanía; que es lo que tiene la radio.

Covid-19 – Un cambio de paradigma

Este es el momento ideal para que cada emprendedor, gerente de la empresa y cada gerente reconsideren su modelo operativo e identifiquen qué tiene más sentido y cómo pueden hacer que todo su modelo de negocio sea más efectivo y más eficiente.

A pesar de todo, un mundo maravilloso

Pero a pesar de los números, los datos y las gráficas, vivimos un mundo maravilloso.Vivimos un mundo maravilloso donde nos emocionan los aplusos al caer la tarde, hacia esas personas que están dándolo todo, con batas y mascarillas, con fregonas y escobas, de azul, verde o marrón.

¡Ojalá Trump no diezme a su pueblo!

Donald Trump, presidente de Estados Unidos -la única superpotencia realmente existente en el mundo-, se ha permitido -con la soberbia de los poderosos que no saben lo cerca que están del abismo- atacar a nuestro pueblo y a nuestro país -¿Abascal, patriota, estarás de acuerdo?- llegando a declarar despectiva y públicamente que la población de España está siendo diezmada por el virus -¿Abascal, patriota, estarás de acuerdo, o quieres más féretros como te manda la voz de tu amo?- jugando letalmente con una expresión de salvaje invasor.

Obras son amores

Ha traicionado la confianza depositada en él, actuando con prepotencia, soberbia y altanería para, cuando se le han hecho los oportunos reproches, salir diciendo que “ahora es el momento de ayudar” y acto seguido aprovechar para cambiar el código penal para la rebelión, acusar a los empresarios de canallas, desdeñar el apoyo y, cual “fulanillas de bar”, afirmar que no se puede criticar sin soportar el zurriagazo por contestación.Mientras los políticos no demuestran su valía y siguen empeñados en acreditar que son incapaces de actuar de forma rigurosa, seria, transparente y sincera, no admitiendo la crítica, no aceptando el consejo, no jugando juntos o, poniendo palos en las ruedas y buscando su propio juego, los ciudadanos sí dan la cara, sacarán España adelante, y espero que esta vez no lo olviden y mañana les pidamos responsabilidades a TODOS.Ahora, los sanitarios actúan sin las armas que necesitan, los policías son sancionados por comprarse mascarillas, los militares insultados, las cajeras sin medidas de protección y los ciudadanos “encarcelados” en sus casas, pero todos a una, lo que no significa que no critiquen al que no actúa correctamente, que no critiquen al jefe que no les da mascarillas, no se sientan abandonados y lo digan.El gobierno, y su partido, en lugar de dar consignas para amordazar a la ciudadanía, lo que tiene que hacer es aceptar la crítica y liderar la unidad de los políticos, reducir el coste político para entregarlo a la sanidad que ellos se han cargado (unos y otros,) pues tenemos los mejores profesionales, las mejores dotaciones y la peor gestión sanitaria del mundo, se remanguen las chaquetas y se pongan a afrontar la crisis con la gallardía que está demostrando el pueblo y cuando esto termine saber que no ha estado a la altura de las circunstancias y, asumiendo TODOS su responsabilidad, dar paso a una nueva forma de hacer política