No tengo nada (que decir)

No tengo nada (que decir)

Sin alejarme del coronavirus que todo lo impregna, he llegado a la conclusión de que no entiendo nada de nada, con noticias contradictorias, paparruchas en las redes sociales, normas diferentes en unos sitios y otros y unos días u otros,… Paso de descubrir que ni siquiera es cierto lo más fetén —ese comité de expertos que presuntamente asesoraba al Gobierno y que resulta que no existía— hasta las revueltas individuales y colectivas contra el uso de las mascarillas: entre las formas más ridículas e inútiles de ponerlas —garganta, codos,…— bate el récord la de situarla en el cogote, como las kipás de los judíos practicantes.