mujer 103 años coronavirus