futuro

El 5G podría evitar que el mundo se paralice en caso de otra pandemia

Además, señala que la diferencia es que el estándar NSA implica que se aprovecha la infraestructura 4G actual, de forma que el núcleo de la red se mantiene y solo evoluciona la parte de la interfaz de radio, que pasa a ser 5G NR (new radio), mientras que en el estándar SA toda la infraestructura es de nueva generación, tanto la parte de la interfaz de radio (new radio, NR) como la parte del núcleo de la red (next generation core network, NGCN), que incrementará la velocidad de descarga (más de 10 Gbps, teóricamente), hecho que supone menor latencia (hasta 1 ms) y aumenta la velocidad de subida.Sin embargo, aún falta tiempo para que en España podamos empezar a usar de forma masiva el 5G. Aunque algunos operadores ya dicen que tienen alguna infraestructura desplegada que usa las bandas del 5G —y, por lo tanto, si nos compramos un móvil que pueda utilizarlas y estamos en una ciudad donde haya esa infraestructura, nos conectaremos a la red con mayor velocidad—, es para finales de 2022 o principios de 2023 cuando se espera que en los sitios más poblados empiece a usarse de forma mayoritaria.