doña urraca

Doña Urraca, 65 añazos 'virtuales'

Doña Urraca es su director -aunque se ponga rojo- disfrutando del fruto que nunca se pudre, Miguel Ángel, ese portento de la danza y los ritmos, ese torbellino que inunda el escenario, ese aire fresco que hace llevaderas las bochornosas noches de verano, ese guía que hace de los jóvenes la correa de transmisión para que Aliste y Sayago, Sanabria y Toro se fundan en un abrazo -el abrazo, o el beso, que todos queremos dar cuando esta pesadilla finalice- con la máxima expresión de las personas, que no es otra que la herencia ancestral hecha sentimiento.