Una chapuza cautelar

Una chapuza cautelar

Entre primos anda el juego de política y toros
|

El Gobierno de Castilla y León parece que no da más que palos de ciego en cuanto a la pandemia. Muchas veces no se sabe si va por libre o en otras si lo hace con supuesta irresponsabilidad. La última aconteció esta mañana donde, por decisión propia, canceló de "manera cautelar" la vacunación con AstraZeneca. Así, sin más, con nocturnidad y no sabemos si con alevosía.


Si el Gobierno Mañueco/Igea hubiese decidido suspender ayer por la tarde la vacunación prevista para hoy, no cabe duda que sí hubiera sido una medida cautelar. Hacerlo sin más a primeras horas de la mañana con miles de personas esperando en toda la Comunidad, muchos habiendo viajado de muchos kilómetros de distancia y sin novedad alguna relevante sobre lo que ya sabemos, no es más que una gran chapuza cautelar.


La consejera Verónica Casado, o el vicepresidente Francisco Igea -no sabemos a quién se lo ocurrió tamaño disparate- han pecado de exceso de precaución cuando no se tenían datos nuevos que avalaran semejante decisión. Lo único que han logrado ha sido cabrear a los ciudadanos, volver loca a la gente y generar, muy importante, desconfianza en un asunto que necesita, ahora más que nunca, seguridad a los ciudadanos para hacer frente a la maldita pandemia de Covid-19 y, hoy por hoy, la única forma de hacerle frente es con la vacunación masiva de la población. Con lo fácil que hubiera sido, si tenían dudas o querían hacer oposición al Gobierno de España, haberle pedido al Gobierno que paralizase la vacunación y así tener paraguas por si hubiera ocurrido algo -1 caso por cada 100.000 vacunados según la EMA-. Pero es que no hay motivo para la alarma, y la Junta de Castilla y León la ha generado.


Porque, según avanza la tarde y a la espera de la reunión de ministros de Sanidad de la Unión Europea, tenemos el informe de la EMA (Agencia Europea del Medicamento por sus siglas en inglés), que se reafirma en la "alta eficacia” de la vacuna para evitar la enfermedad e insiste en que los beneficios siguen siendo muy superiores a los riesgos. Aunque, también ha concluido este miércoles que los coágulos de sangre deben ser incorporados como “efectos secundarios muy raros” de la vacuna de AstraZeneca. 


Según cifras de la EMA, presentadas este miércoles, se han detectado hasta la fecha 62 casos de trombosis venosas cerebrales en el mundo, incluyendo 44 en los 30 países del Espacio Económico Europeo (UE, Islandia, Noruega, Liechtenstein), por 9,2 millones de dosis de vacuna administradas.


“El riesgo de mortalidad por la covid-19 es mucho mayor que la mortalidad por estos efectos secundarios muy raros”, ha sostenido la directora ejecutiva de la EMA, Emer Cooke, en una rueda de prensa desde Ámsterdam. El mensaje desde la EMA es claro: hay un vínculo entre los trombos detectados y la administración de la vacuna de la farmacéutica anglosueca, pero se trata de casos muy raros y los beneficios de la vacuna siguen primando. “La covid-19 es una enfermedad muy grave, y la vacuna es efectiva evitando la enfermedad, la hospitalización y la mortalidad. En su conjunto, el beneficio es superior al riesgo”, ha afirmado Sabine Straus, jefa del comité de Seguridad de la EMA. La decisión se ha tomado tras haber estudiado también los informes de expertos independientes.


En resumen, la EMA respalda el uso de la vacuna de AstraZeneca pese a hallar vínculos con casos muy raros de trombos, 1 por cada 100.000 vacunados, por tanto, yo estoy en la lista para la vacuna de AstraZeneca y ya están llamando a los de mi quinta, 59-64. Cuando me llamen, allá voy corriendo.