El PSOE solicita un plan municipal para el cuidado y la atención de la salud mental en Salamanca
Rueda de prensa del portavoz José Luis Mateos y del concejal Juan José García Meilán

El PSOE solicita un plan municipal para el cuidado y la atención de la salud mental en Salamanca

Los socialistas presentan una propuesta para que el Ayuntamiento contribuya a la prevención, intervención y eliminación del tabú existente en torno a trastornos mentales como la depresión o la ansiedad
|

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca propone la elaboración de un plan para la concienciación, prevención y cuidado comunitario de los problemas asociados a la salud mental, una iniciativa presentada hoy en rueda de prensa por su portavoz José Luis Mateos y por el concejal Juan José García Meilán que llevará al próximo Pleno del Consistorio salmantino.


La propuesta incluye tres ejes de actuación y pretende abordar de forma integral la problemática relacionada con la salud mental, “que no se ha tratado hasta ahora con la importancia que merece y, por tanto, queda mucho camino por recorrer, tanto desde el punto de vista sanitario como desde la perspectiva social y por parte de todas las administraciones públicas, también desde el ámbito municipal”.


En este sentido, los socialistas han hecho referencia a datos oficiales que reflejan la realidad en torno a la salud mental. Según la OMS, una de cada cuatro personas sufrirá algún problema de este tipo a lo largo de su vida. En el caso de España, en el año 2017, tres millones de personas recibieron un diagnóstico médico de depresión, mientras que en 2018 se contabilizaron 3.539 suicidios, cifra que dobla a la de las víctimas de accidentes de tráfico y primera causa no natural de muerte en nuestro país.


En la actualidad, “se prevé un aumento de estas situaciones por los efectos de la pandemia tras un año de restricciones, aislamiento social, pérdida o deterioro del empleo, cierre de negocios, convivencia con la muerte, duelos abiertos por la imposibilidad de la despedida e incertidumbre generalizada”. Por ello, como ha afirmado el portavoz socialista, “es imprescindible que el Ayuntamiento de Salamanca cuente con la aprobación de una plan municipal que conciencie, prevenga y establezca una mayor atención y cuidado a las personas afectadas por algún problema vinculado con la salud mental”.


El primer eje de esta propuesta está centrado precisamente en un plan de choque para dar respuesta al sufrimiento psicológico de los ciudadanos y a los problemas que se han agudizado en este último año, como trastornos de depresión y ansiedad, estrés postraumático, insomnio, soledad o agresividad. Como ejemplo, a lo largo del último año, las cifras de diagnóstico de depresión han ascendido un 25 %, según el Libro Blanco de Depresión y Suicidio 2020 recientemente publicado por la Sociedad Española de Psiquiatría.


Para ello, sugieren que el Ayuntamiento ponga en marcha esta actuación con la colaboración de expertos de las dos facultades de Psicología de la Comunidad, ambas ubicadas en la ciudad de Salamanca, además de con el asesoramiento o la participación de los servicios de Psiquiatría del Sacyl, el Colegio Oficial de Psicólogos y la Asociación de Salud Mental de Salamanca (AFEMC).


En segundo lugar, el plan municipal debe centrarse en eliminar el tabú existente con relación a los trastornos mentales. “Siempre se han considerado como temas sobre los que no se debía hablar, desde una visión paternalista para proteger a las víctimas y salvaguardar su intimidad y su dignidad. Sin embargo, esta censura provoca todo lo contrario, ya que aísla a estas personas e impide adoptar medidas para paliar la situación”.


Por ello, García Meilán plantea que “lo que hay que hacer es impulsar políticas de sensibilización y concienciación de la población en materia de salud mental, actuar frente a la discriminación social de las personas que padecen un trastorno y seguir las recomendaciones indicadas por el Ministerio de Sanidad para el tratamiento del suicidio por los medios de comunicación y las instituciones públicas”.


El tercer aspecto consiste en establecer mecanismos desde los servicios sociales para intervenir y evitar la etapa más aguda de este tipo de problemas, con formación específica en prevención y detección de riesgos para los profesionales municipales del servicio. En esta línea, es fundamental detectar las señales y síntomas iniciales de los problemas mentales en población de riesgo, como adolescentes, personas mayores o con patologías previas de salud mental.


Por último, los concejales socialistas creen que sería muy positivo la creación de grupos de apoyo social coordinados por especialistas en la materia para ayudar a personas con problemas de depresión, un teléfono para reforzar la atención a niños y familias, así como un mayor apoyo municipal a las entidades de la ciudad que trabajan en la inserción social y laboral de personas con problemas de salud mental.