El mensaje de optimismo de un alcalde leonés ante la suspensión de las fiestas patronales por segundo año consecutivo
Foto: Ayuntamiento de Cacabelos

El mensaje de optimismo de un alcalde leonés ante la suspensión de las fiestas patronales por segundo año consecutivo

El alcalde de Cacabelos escribió una carta abierta a los vecinos hace un año y ahora vuelve a dirigirse a ellos
|


El alcalde de Cacabelos, Junior Rodríguez, ha dirigido una carta abierta a los vecinos del municipio en la que lanza un mensaje de esperanza y responsabilidad, coincidiendo con las fiestas patronales cuyo día grande es el Lunes de Pascua y que, por segundo año, no pueden celebrarse a causa de la pandemia.

“Quiero transmitiros un mensaje de optimismo, de esperanza. Pronto saldremos victoriosos de esta dura batalla que estamos librando, derrotando juntos al virus y sabed que volveremos a celebrar nuestras festividades como solo sabemos hacerlo los cacabelenses. Muy pronto volveremos a disfrutar de los redobles del tambor, de nuestras procesiones en Semana Santa, de las barracas al lado del Cúa, las verbenas, los fuegos artificiales, las fiestas de San Isidro y San Roque, la gran feria del 1 de mayo o la tan esperada Feria del Vino, pero, sobre todo, de unos días llenos de alegría, de música, de baile”, apunta en la misiva.


Rodríguez, que el pasado año por estas fechas ya dirigió una carta abierta a sus paisanos, añade que “es momento de estar unidos y de actuar con responsabilidad, la misma que ha demostrado el municipio diariamente durante el último año. Por ello os pido una especial sensibilidad, que actuéis con responsabilidad, penséis en vosotros, en vuestros amigos, en vuestros familiares y que cuidéis de vuestros seres queridos”.


“Ya queda menos y nosotros estaremos con vosotros en las pequeñas celebraciones, homenajeando la vida, el presente y también la sensatez, pero siempre con el ánimo de los cacabelenses, quilósegos, villabonenses, pieregos y arborbenses. Me despido deseándoos de corazón unas felices fiestas. ¡Viva la Virgen de la Quinta Angustia!, ¡Viva Cacabelos con todas sus gentes!, ¡Salud para todos!”, concluye.